Atenas,- Grecia continuó este sábado con las labores de extinción para intentar controlar los incendios que arrasan desde hace días con miles de hectáreas forestales y los hogares de miles de personas, tras una nueva noche de evacuaciones frenéticas con el viento en contra.

El servicio de bomberos anunció hoy que en las últimas horas ha dado respuesta a 426 incendios en zonas urbanas, 91 incendios forestales y han recibido más de 90 llamadas pidiendo ayuda y asistencia.

De momento, el fuego ha dejado una víctima mortal. Un hombre de 38 años que murió a raíz de las heridas provocadas por la caída de un poste eléctrico de alta tensión mientras participaba en la extinción del incendio de los suburbios del norte de Atenas como bombero voluntario. Además, hay dos bomberos en estado crítico por quemaduras en las vías respiratorias.

Según anunció anoche el viceministro de Protección Ciudadana, Nikos Jardaliás, hasta ahora se han realizado tres detenciones: Un hombre en Kalamata, en el Peloponeso, acusado de varios incendios premeditados, otro hombre en Fócida, en el centro del país, por presunta negligencia tras quemar rastrojos, y una mujer en el centro de Atenas, por intentar provocar un fuego.

Un gran dispositivo intenta poner fin al fuego que prende en la región capitalina de Ática, donde incontables casas y otras propiedades han sido calcinadas en varios suburbios mientras nuevos frentes han ido emergiendo alrededor de una autopista gracias al impulso de las fuertes rachas de viento, que el viernes alcanzaron en dicha zona la fuerza 8 en la escala Beaufort.

El responsable de Protección Civil de Ática, Yorgos Patulis, dijo hoy que los catastróficos fuegos podrían no haber sido un accidente, pues se han encontrado varias bombonas de gas en la zona arrasada al pie del monte Parnés.

Mientras, continúa muy grave la situación en el Peloponeso y en la isla de Eubea, donde, a pesar de la lluvia que finalmente descargó esta mañana durante una hora, los fuertes vientos están llevando el fuego hacia el suroeste tras arrasar con el norte de la isla, poniendo en riesgo a su capital, Calcis.

El Gobernador de Grecia Central, Fanis Spanos, ha criticado la falta de medios aéreos y terrestres que permitió que en los primeros días, cuando el viento no era tan fuerte como ahora, el fuego avanzase sin control.

Anoche, más de 600 personas tuvieron que ser sacadas de Eubea por la Guardia Costera en ferry en una operación que dejó imágenes de película, con los vecinos y turistas observando desde el agua como un muro de fuego teñía de rojo todo el monte hasta casi llegar al mar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí