Río de Janeiro,- Los ataques e improperios del presidente Jair Bolsonaro contra la prensa en Brasil crecieron un 74 % entre enero y junio de este año, frente al segundo semestre de 2020, según un informe divulgado este miércoles por la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF).

El mandatario de la mayor democracia suramericana lanzó un total de 87 insultos en los primeros seis meses de 2021, convirtiéndose en el «principal depredador» de la prensa brasileña, de acuerdo con el informe de la organización.

Para RSF, se trata de un crecimiento «casi vertiginoso» de los ataques del líder ultraderechista y de un sistema de insultos en el que tres de sus hijos, miembros de los legislativos nacional y regional, también han participado activamente.

Carlos Bolsonaro, concejal de Río de Janeiro, fue autor de 83 ataques a la prensa en el primer semestre del año; Eduardo Bolsonaro, diputado federal, fue responsable de 85 improperios contra los medios de comunicación brasileños, y el senador Flavio Bolsonaro los insultó 15 veces.

En total, el «sistema Bolsonaro», como fue calificado por RSF, fue responsable de 331 ataques a la prensa en Brasil, un aumento del 5,41 % frente al segundo semestre de 2020.

El informe, denominado «La prensa brasileña, un verdadero saco de boxeo para la familia Bolsonaro», destacó entre los improperios más «perturbadores» y groseros del mandatario uno realizado el 27 de enero, cuando recomendó a los periodistas «meterse las latas de leche condensada por el culo» tras ser cuestionado por una inusitada compra del Gobierno.

En junio, el presidente también perdió la compostura en una visita a Sao Paulo y cuando un periodista de la red Globo lo cuestionó por no llevar tapabocas le dijo: «Cállate (…) Globo es una prensa de mierda. Prensa podrida».

Los ataques a la prensa también provinieron de otros miembros del Gobierno y entre los ministros más ofensivos están Onyx Lorenzoni, de Secretaria General de la Presidencia y Damares Alves, jefe de la cartera de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, con 18 y 7 ataques por las redes sociales, respectivamente, durante el período.

Para el estudio fueron analizadas las cuentas del líder ultraderechista, sus hijos y las de los miembros de su Gobierno en Twitter y Facebook, los principales canales utilizados para los ataques a periodistas y medios de comunicación.

Asimismo, se analizaron apariciones públicas, entrevistas y los directos semanales del mandatario, donde lanzó improperios contra la prensa en 19 de los 24 transmitidos entre enero y junio.

La red Globo fue la más atacada, con 76 insultos en total. Le siguió el Grupo Folha (44) y la red Estadao (11). Otros como el Portal UOL y CNN Brasil también fueron objeto de ataques por parte de Bolsonaro.

En 2020, la prensa brasileña sufrió 580 ataques, el 85 % provenientes de Bolsonaro y sus tres hijos, en un año que fue calificado como «nefasto» por RSF.

Brasil cayó del puesto 107 al 111 del Ránking Mundial de la Libertad de Prensa, y por primera vez en la historia se ubicó en la zona roja, la más crítica de este índice elaborado anualmente por RSF.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí