Bangkok,- La farmacéutica AstraZeneca indicó este sábado en un comunicado desde Tailandia que revisa su cadena de suministro global para tratar de ampliar el número de vacunas contra la covid-19 con destino al Sudeste Asiático, donde varios países registran un fuerte rebrote vinculado a la variante delta.

AstraZeneca está «revisando más de 20 cadenas de suministro en nuestra red de fabricación mundial para encontrar vacunas adicionales para el Sudeste Asiático, incluido Tailandia», señaló James Teague, director gerente de AstraZeneca en Tailandia.

«Tenemos la esperanza de importar dosis adicionales en los próximos meses», agregó Teaque.

La campaña de vacunación masiva ideada por el gobierno de Bangkok tiene como principal pilar el suero de la farmacéutica anglo-sueca, de la que se espera producir unas 61 millones de dosis de manera local a través de una compañía vinculada al rey Vajiralongkorn.

Sin embargo, las previsiones de las autoridades tailandesas, que iniciaron la campaña de inoculación a finales de febrero, no se están cumpliendo por la falta de suministro de vacunas.

La semana pasada se filtraron a la prensa una serie de contratos entre el Ministerio tailandés de Salud y AstraZeneca que contradicen la versión oficial de las autoridades locales, que aseguraron un pacto para importar 10 millones de vacunas al mes, pero en los documentos el suministro se rebaja a 5 millones mensuales.

Tailandia, que también ha inoculado un alto número de vacunas producidas por la china Sinovac, está a la espera de la llegada de un cargamento de 20 millones de vacunas de Pfizer, mientras que hospitales privados han pactado la compra del suero de Moderna.

Las autoridades sanitarias han pedido disculpas por la falta de previsión en la campaña de vacunación e indicaron que ahora buscan unirse al programa COVAX.

Tailandia registró este sábado 14.260 nuevos casos y 119 muertos, sus peores registros de infectados y fallecidos diarios, lo que eleva a 481.967 enfermos, incluidos 3.930 decesos, desde el inicio de la pandemia.

Las medidas implementadas por Tailandia, entre ellas el toque de queda nocturno, no han logrado frenar el avance de la peor ola de la pandemia en el país asiático.

La variante delta también está causando estragos en otros países de la región, como Indonesia, el epicentro de la pandemia en Asia, o Malasia, que suma máximos de infectados y fallecidos a pesar del estricto confinamiento.

Vietnam comenzó desde este sábado y durante 15 días a aplicar duras medidas de restricción social sobre su capital, Hanoi, mientras que también mantiene confinada a los habitantes de Ho Chi Minh, su ciudad más poblada, entre otras urbes.

A la inestabilidad política y social en Birmania desde el golpe de Estado militar del 1 de febrero, se suman la propagación descontrolada del virus, entre el colapso de hospitales, escasez de suministro de oxígeno y la profunda desconfianza de la población con el régimen castrense.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí