Nueva York.- El precio del café se disparó un 10 % en Nueva York este jueves, la mayor subida que se ha registrado de esta materia prima desde principios de 2014, para situarse en el precio más elevado de los últimos seis años, afectado por las sequías y las heladas que amenazan los cafetales de Brasil, el mayor productor del mundo.

“El café ha subido esta semana por las inusuales e intensas heladas de Brasil”, explicó el presidente y jefe de inversiones de Teucrium Trading, Sal Gilbertie, al medio especializado Marketwatch.

“Vietnam y Brasil han estado teniendo varios problemas, lo que ha hecho que el suministro de café sea un poco ajustado ahora que comienza la época de heladas de Brasil”, agregó.

Durante la época de julio, las plantas de café florecen y se encuentran en un momento vulnerable, apuntó, por lo que este mes siempre conlleva mayores riesgos, pero “los peores temores del mercado se han convertido en realidad este año”.

Y es que una ola de frío inusual, en la que se llegaron a registrar temperaturas bajo cero, ha golpeado esta semana el corazón de la zona cafetera de Brasil, lo que se prevé que afectará de manera importante la cosecha del año que viene.

Además, recientemente los productores brasileños avisaban de una de las mayores caídas de producción de dos décadas debido a la escasez de lluvias.

Así, los contratos de futuro de café para entrega en septiembre ascendieron 17,7 centavos en el Mercado del Café, Azúcar y Cacao de Nueva York este jueves, o un 10 %, para asentarse en 1,94 dólares por libra, por lo que en el último mes ha subido más de un 21 %.

El pasado 12 de julio, el Departamento de Agricultura de EE.UU. ya avisaba de una importante subida en los precios debido a las malas cosechas y al aumento de la demanda, y apuntaban a la posibilidad de que impactara a los consumidores a nivel internacional.

Según las autoridades estadounidenses, se espera que la demanda de grano supere a la producción por primera vez desde 2017, con un consumo de 165 millones de sacos de café en 2021, un millón y medio más que en el año anterior, y con una producción de 164,8 millones de sacos.

El aumento de la demanda se relaciona con el cambio de hábitos ocurrido durante la pandemia en muchos países occidentales, donde creció la compra en los hogares de máquinas de café ante el cierre de las cafeterías.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí