El programa, propuesto por el presidente Abinader e impulsado por el INVI, contó con más de 100,000 aplicaciones. Con estos resultados y la creación del Ministerio de la vivienda, hábitat y edificaciones, el Gobierno central se prepara para atender el déficit habitacional en el país.

Desde los inicios de la gestión del presidente Luis Abinader fue anunciado un cambio de política en cuanto a temas de vivienda, a través de la reorganización de las estructuras del Estado y una importante inversión en este sector. La visión del mandatario es disminuir el déficit de viviendas en la República Dominicana, reto para el que fue convocado Carlos Bonilla, un  ingeniero joven, con gran formación académica y amplia experiencia en el sector, quien hoy dirige el Instituto Nacional de la Vivienda.

La respuesta de los dominicanos a la más reciente convocatoria del INVI, el Plan Mi Vivienda, fue contundente pues obtuvo récord de aplicantes con 107,240 solicitudes a nivel nacional. Este número, históricamente grande de aplicaciones, confirma que el déficit habitacional heredado es real y que la misión de  subsanarlo es un acierto del Gobierno nacional.

Para el INVI es una prioridad que los dominicanos y dominicanas puedan contar con un techo seguro que puedan llamar hogar. El foco de esta etapa del Plan Mi Vivienda es, precisamente, reconocer y reivindicar a los grupos más vulnerables del país, especialmente personas de bajos niveles de ingreso, madres solteras, personas con discapacidad, entre otros.

El equipo del Instituto Nacional de la Vivienda se encuentra realizando un exhaustivo proceso de verificación entre las aplicaciones para determinar cuáles cumplen con los requisitos necesarios para optar a la siguiente fase del proceso de selección para el Plan Mi Vivienda. A medida que avance este proceso, se irán habilitando -de forma progresiva- aquellas conformes a los requisitos establecidos para este proceso, entre los cuales están ser dominicano o dominicana, mayor de edad, no poseer un inmueble, percibir un salario familiar menor a 5 sueldos mínimos y que el solicitante y cónyuge (en caso de haber) estén registrados en el SIUBEN.

A través del portal mivivienda.gob.do los aplicantes pueden conocer el estatus de su solicitud.

De acuerdo con el ingeniero Bonilla “Mi Vivienda es solamente el principio de este esfuerzo y con la respuesta del pueblo dominicano confirmamos la necesidad de realizar más planes habitacionales como éste”.

Es importante resaltar que esta fase del Plan Mi Vivienda contempla construir 7,544 unidades habitacionales para favorecer a unas 25 mil personas. La inversión en los residenciales superará los 15,800 millones de pesos, con un impacto económico de más de 25 mil millones de pesos.

En el primer año se iniciarán los proyectos de Hato Nuevo, San Luis y Ciudad Modelo en Santo Domingo, así como los ubicados en Los Salados y La Barranquita en la provincia de Santiago.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí