Miami.- La tormenta tropical Elsa puso más presión a las operaciones de búsqueda y rescate de víctimas en el edificio parcialmente derrumbado en Miami-Dade y obligó a las autoridades a decidir su completa demolición antes del lunes, mientras el número de fallecidos en el desastre aumentaba a 24.

Otros dos cadáveres fueron extraídos de los escombros en las últimas horas y la cifra de desaparecidos se redujo así a 124, según anunció la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava.

Ante la prevista llegada de Elsa al sur de Florida a partir del lunes por la tarde se decidió adelantar la demolición de un ala de Champlain Towers South, con 84 apartamentos, que no se vio afectada por el derrumbe ocurrido en la madrugada del 24 de junio.

Por causas todavía no determinadas el ala noreste del edificio de 40 años de antigüedad y localizado en primera línea de playa en Surfside (Miami-Dade) se vino abajo súbitamente ese día.

Cincuenta y cinco apartamentos, cuyos ocupantes dormían, quedaron reducidos a una montaña de escombros en la que centenares de rescatistas vienen trabajando desde hace 10 días.

La tarea solo se suspendió el jueves de esta semana, por unas 15 horas, debido a movimientos en la parte que no cayó, pero está inestable, por lo se decidió demolerla.

CHAMPLAIN TOWERS SOUTH DESAPARECERÁ POR COMPLETO

Según dijo hoy el alcalde de Surfside, Charles Burkett, la demolición tendrá lugar «tan pronto como mañana».

Cava Levine indicó que antes de dejar que la tormenta derrumbe la parte en pie es preferible tumbarla de manera controlada, para que no cause más daño.

El criterio que se va a seguir con la operación que realizará una forma de especialistas bajo la supervisión de los ingenieros que monitorean las tareas de búsqueda es «preservar la evidencia» y permitir que el trabajo continúe lo antes posible.

Alan Cominsky, jefe de los Bomberos de Miami-Dade, indicó que las áreas donde se cree que puede haber víctimas se van a proteger para que no se vean afectadas por la caída de los restos del edificio.

Elsa, que este sábado se acercaba al sur de República Dominicana y después va a afectar a Cuba, es una preocupación añadida a las muchas que rodean la operación de búsqueda y rescate de víctimas, a la que también se sumó la covid-19.

Según el Centro Nacional de Huracanes, la trayectoria actual de Elsa indica que es más probable que, tras dejar Cuba, se dirija a hacia la costa oeste del estado, ribereña del Golfo de México, y no hacia la del este, donde está Miami-Dade.

Si se mantienen esos pronósticos, no habría impacto directo de la tormenta en la zona del edificio derrumbado, que es una manga de tierra que se interpone entre el océano Atlántico y la bahía de Vizcaya, a cuyas orillas se sitúa Miami.

Según dijeron este sábado representantes de los organismos de control de emergencias, Surfside es una zona de evacuación obligatoria en caso de ciclón y llamaron a sus habitantes, como a los del resto de Miami-Dade, a tomar las precauciones necesarias ante la posible llegada de Elsa.

LA COVID-19 LLEGA AL LUGAR DEL DESASTRE

Entre las preocupaciones por el «costo humano» de la operación de búsqueda y rescate, como lo definió la alcaldesa Levine Cava este jueves, está la confirmación de que al menos seis rescatistas, procedentes de otras zonas de Florida, han dado positivo a la covid-19.

Al respecto, el jefe de los bomberos de Miami-Dade, Alan Cominsky, dijo este sábado que ellos y toda la fuerza de tareas a la que pertenecen ya no están desplegados.

Además se están haciendo pruebas a todos los que trabajan en la operación, en la que han llegado a participar en ocasiones hasta 500 personas.

Florida está lejos de alcanzar la meta del 70 % de la población vacunada el 4 de julio, que fijó el presidente de EE.UU., Joseph Biden, al comienzo de su mandato. El 64,7 % de su población adulta ha recibido al menos una dosis, según cifras oficiales en las que no se incluyen menores de 18 años.

Según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, Florida es el tercer estado de EE.UU. con más casos de covid-19 confirmados desde marzo de 2020 (más de 23 millones) y el cuarto con más muertes (37.985).

La alcaldesa Levine Cava agradeció por otro lado el hecho de que las autoridades municipales de algunas ciudades de ese condado se hayan tomado en serio la necesidad de revisar que otros edificios de 40 años o más puedan tener problemas como los de Champlain Towers South, donde desde 2018 se sabía que había un daño estructural importante.

Esa fue su respuesta cuando se le preguntó por la evacuación de un edificio de 1972 y 156 apartamentos ejecutada este viernes por orden de la alcaldía de la ciudad North Miami Beach.

El administrador municipal de esa ciudad, Arthur H. Sorey, dijo que la seguridad de la gente es lo primero para explicar su decisión, basada en lo resultados de una inspección realizadas tras el derrumbe en Champlain Towers South.

La inspección declaró insegura la estructura y la instalación eléctrica de Crestview Towers. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí