Bruselas.- El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dijo este lunes esperar que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, traslade mensajes «bastante duros» a su homólogo ruso, Vladímir Putin, durante la reunión bilateral que celebrarán en Ginebra (Suiza) el miércoles.

Asimismo, destacó que la OTAN no pretende iniciar una nueva Guerra Fría con China, a la que la Alianza busca prestar más atención en la próxima década.

«Sé que el presidente Biden trasladará algunos mensajes bastante duros al presidente Putin en los próximos días», declaró Johnson a su llegada a la cumbre de la OTAN que se celebra hoy en la sede de la organización, en Bruselas.

Tras participar en cumbres con el G7, la OTAN y la UE, Biden se reunirá con Putin en Ginebra el próximo miércoles.

El mandatario británico aseguró que «siempre» confía en que las relaciones con Moscú «mejoren».

«Pero me temo que hasta el momento ha sido bastante decepcionante desde el punto de vista del Reino Unido y cuando vi al presidente Putin lo dejé muy claro: estamos preparados para hacer las cosas de manera diferente, para intentar tener relaciones más estrechas, pero tienes que cambiar el modo en que te comportas», explicó.

El «premier» británico también recordó el envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal y su hija Julia con Novichok en Salisbury (Inglaterra) en 2018 y subrayó que ese «no es modo de comportarse».

Por otro lado, Johnson recalcó que la OTAN no pretende iniciar una guerra fría con China, en un momento en el que la Alianza se dispone a poner el foco en ese país para hacer frente a los desafíos para la seguridad que plantea Pekín.

«No creo que nadie en la mesa hoy quiera iniciar una nueva Guerra Fría con China. No creo que eso sea donde la gente está, pero creo que la gente ve desafíos, cosas que debemos gestionar juntos, pero también ven oportunidades y creo que lo que debemos hacer es hacerlo juntos», dijo.

Afirmó que China es «una nueva consideración estratégica para la OTAN, que ha pasado mucho de su tiempo en los últimos 72 años pensando en la Unión Soviética, las varias amenazas de seguridad planteadas desde esa área».

El primer ministro dijo que la cumbre de hoy supone la «oportunidad» de Biden «para reconfirmar la importancia de la alianza transatlántica», en la que, según detalló, el inquilino de la Casa Blanca «cree con mucha fuerza».

En la cita de este lunes se abordará el futuro de la Alianza a través de la iniciativa OTAN 2030, con la que se busca modernizar la organización durante la próxima década, y Johnson aseguró que las iniciativas planteadas en ese programa están «alineadas» con las del Reino Unido.

Johnson subrayó que su país es el segundo mayor contribuyente militar a la OTAN y que destina al gasto en defensa el 2,3 % de su PIB.

«Eso es porque vemos la vital importancia de la seguridad, asegurándonos de que todos cuidamos de los otros a medida que reconstruimos mejor de la pandemia», señaló.

Consideró que la OTAN «obviamente» no se encuentra en estado de «muerte cerebral», como aseguró el presidente francés, Emmanuel Macron, en 2019.

Preguntado por los desencuentros entre Londres y Bruselas sobre la implementación del protocolo irlandés que evita la aparición de una frontera física en Irlanda tras el Brexit, Johnson respondió que «la mayoría de la gente alrededor de la mesa entiende la importancia vital de que nuestro país cuide de su integridad territorial».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí