Bangkok,- El Ejército de Birmania, que tomó el control del país durante el golpe de Estado del 1 de febrero, ha extendido desde este lunes y hasta finales de junio del alto el fuego con las guerrillas étnicas, a pesar de que continúan abiertos varios frentes de combate a lo largo del país.

El Tatmadaw, como se conoce a las Fuerzas Armadas birmanas, indicó en un comunicado publicado este lunes por el diario oficialista «The Global New Light of Myanmar» que «suspende todas las operaciones militares» hasta el 30 de junio con la excepción de aquellas ocasiones en las que se vean atacadas las fuerzas de seguridad o la administración del Estado.

Los militares señalan que la medida, que prologan la anterior ampliación del alto el fuego que concluye hoy, tiene por objetivo «alcanzar la paz» y abrir vías de diálogo con las diferentes guerrillas étnicas que combaten desde hace décadas al Ejército.

El comunicado también señala que el anuncio busca «permitir el regreso de los estudiantes a los colegios a partir del 1 de junio» después de que el depuesto gobierno democrático optara por no abrir los colegios públicos durante todo el curso pasado para evitar la propagación de la covid-19.

La junta militar se encuentra con el reto de abrir los colegios mientras miles de profesores se encuentran en huelga indefinida como parte del movimiento de desobediencia civil que busca paralizar el país en protesta contra los uniformados.

Una mayor autonomía es la reivindicación principal de casi todas las minorías étnicas, incluidos chin, kachin, karen, kokang, kayah, mon, rakáin, shan y wa, que juntas representan más del 30 % de los 54 millones de habitantes del país.

Muchas de estas guerrillas étnicas han expresado su rechazo al sublevamiento militar que derrocó al gobierno encabezado por la nobel de la paz Aung San Suu Kyi y terminó una década de incipiente democracia en Birmania.

Al menos 11 soldados fueron abatidos este lunes en un ataque lanzado contra un campamento militar en la nororiental ciudad de Kutkai, en el estado Shan, por una alianza de grupos rebeldes opuestos al Ejército, informa el portal Khit Thit Media.

Los rebeldes incautaron varias armas de guerra y numerosa munición, entre otros objetos, según las fotografías publicadas por el medio.

Además de las guerrillas étnicas, los militares también han visto incrementados los ataques con armas y explosivos de fabricación casera lanzados contra controles de las fuerzas de seguridad o acantonamientos en Rangún y otras ciudades del país.

El autodenominado Gobierno de Unidad Nacional, conformado por activistas y políticos opuestos al golpe de Estado, difundió el viernes un vídeo de la primera ceremonia de graduación de unos 100 soldados de la recién creada Fuerza de Defensa Civil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí