Nueva Delhi.- El primer ministro indio, Narendra Modi, animó este domingo al país a continuar la lucha hacia la «victoria» contra esta segunda ola de la pandemia que ha golpeado duramente a la India, que ha reducido drásticamente el número de contagios con la menor cifra de los últimos 46 días.

«En la primera ola luchamos con valentía. Esta vez la India también saldrá victoriosa en la lucha contra el virus (…) No debe haber ningún tipo de tregua en nuestros esfuerzos. Este es el camino hacia la victoria», afirmó Modi durante su intervención mensual en el programa de radio «Mann Ki Baat» (Hablando con el corazón).

Durante «la mayor pandemia en los últimos cien años», el mandatario destacó la labor de los sanitarios y otros trabajadores de la primera línea en la lucha contra la covid, como aquellos que se ocuparon del transporte oxígeno ante la gran escasez.

Ante esta falta de oxígeno, que provocó muertes en hospitales y la llamada de auxilio de miles de personas, Modi destacó que el país logró aumentar la producción de las 900 toneladas métricas de oxígeno médico diarias, a «generar más de 10 veces la producción normal y producir alrededor de 9.500 toneladas métricas por día».

LOS CONTAGIOS CAEN A LA MITAD

Ese aumento en la producción de oxígeno ha venido acompañado de una drástica reducción del número de contagios, con 165.553 en las últimas 24 horas, la menor cifra en 46 días y muy lejos ya de los más de 400.000 casos diarios registrados a principios de mayo.

Con unos 27,8 millones de contagios desde el inicio de la pandemia, el número de casos activos es ahora de 2,1 millones, unos 114.000 menos que ayer, con unos 276.300 pacientes recuperados en las últimas 24 horas, lo que sitúa el índice de recuperación en el 91,2 %, según datos del Ministerio de Salud indio.

El pronunciado descenso en el número de casos pese a cierta ralentización, contrasta con las muertes, que se mantienen altas, con 3.460, unas 150 menos que ayer, situando el total en 325.972, una cifra que solo superan Estados Unidos y Brasil.

Además la tasa de positividad bajó al 8,02 %, cuando hace solo un mes rondaba el 20 %, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la pandemia sólo está bajo control en un país si la tasa de positividad se encuentra por debajo del 5 %.

Este cambio se ha visto reflejado en regiones como Nueva Delhi, que después de estar desbordada por esta segunda ola, con hospitales sin camas ni oxígeno y crematorios colapsados, se encuentra ahora a niveles de finales de marzo, cuando lo peor estaba aún por suceder, rebajando por primera vez desde entonces el millar de casos diarios, con 956, frente a los 26.000 de finales de abril, y 122 nuevos fallecidos, frente a los 400 de principios de mayo.

Mientras tanto, la campaña de vacunación sigue siendo la salida más segura a esta pandemia, y la India continúa avanzando hacia ese objetivo con casi 212 millones de dosis administradas hasta ahora, unas 3 millones en la última jornada, aunque aún insuficientes para sus 1.350 millones de habitantes.

Así, más de 44,4 millones de beneficiarios ya han recibido las dos dosis de alguna de las vacunas disponibles: Covishield de AstraZeneca, que fabrica el Instituto Serum de la India (SII); de Covaxin, del laboratorio indio Bharat Biotech; o de la rusa Sputnik V.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí