Copenhague,- La compañía aérea Scandinavian Airlines Systems (SAS) presentó este jueves una pérdida neta de 4.483 millones de coronas suecas (442 millones de euros) en el primer semestre de su año fiscal (noviembre-abril), un 3,5 % más interanual.

La aerolínea escandinava atribuyó el resultado a las «estrictas» restricciones a los viajes por la pandemia de coronavirus, que continúan «ralentizando» la recuperación de la industria aérea.

La pérdida neta de explotación (ebit) subió un 3 % hasta 4.219 millones (416 millones de euros).

La facturación cayó un 73 % con respecto al mismo período de un año atrás hasta 4.214 millones (416 millones de euros).

En el segundo trimestre (febrero-abril), la pérdida neta fue de 2.433 millones (240 millones de euros), un 30 % menos interanual, lo que la compañía atribuye en parte a una reducción de los costes de más de la mitad.

El Ebit registró un valor negativo de 2.048 millones (202 millones de euros), un 38 % mejor.

La facturación ascendió a 1.932 millones (191 millones de euros), lo que supone una caída interanual del 63 %.

SAS se aseguró ayer garantías de sus dos principales accionistas, los Estados sueco y danés, para acceder a un nuevo préstamo de 3.000 millones de coronas (296 millones de euros).

«El objetivo de esa línea de crédito es crear un colchón de liquidez como complemento a otras actividades de SAS para reducir costes y reforzar la liquidez», consta en el balance.

La aerolínea nórdica pretende reabrir 180 rutas directas este verano y aumentar la capacidad en lasoperaciones entre los países nórdicos por el levantamiento de restricciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí