Santo Domingo.- Para el exprocurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, el gobierno no sabe cómo hacer una reforma policial que garantice seguridad ciudadana y citó que ante el crimen de dos pastores, lo que hizo fue nombrar una comisión de reforma que tampoco sabe qué hacer.

Afirmó que ante el crimen de dos pastores evangélicos en Villa Altagracia durante la Semana Santa, lo que hizo fue nombrar una comisión “de gente muy buena pero que no tiene la más mínima idea de lo que tiene que hacer”.

Dijo que su desconocimiento del tema es lo que explica que la primera acción de la comisión fue pedir una auditoría a la Cámara de Cuentas sobre el manejo financiero y administrativo de la Policía.

“Cuando vi este tipo de situaciones a mí me dio pena sobre todo porque el país requiere una reforma real”, lamentó el exprocurador general de la República.

Manifestó que la reforma policial debe comenzar desde adentro, con una investigación profesional, con captación de personal bien dirigido y en formación constante para “que puedan ser más profesionales de lo que están siendo”.

“La reforma policial tiene que iniciar por una reforma estructural y eso es lo que no sabe el gobierno. No tiene la más mínima idea de lo que hay que hacer en seguridad ciudadana”, declaró Domínguez Brito.

Consideró que los policías deben ser egresados de la Academia Policial o profesionales universitarios y no personas con octavo curso, venidos de comunidades apartadas y poco desarrollo.

“Creo en un cuerpo de tres mil hombres y mujeres capacitados, entrenados, en la investigación, luego con la uniformada seguimos otro proceso”, apuntó el alto dirigente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Asimismo, Domínguez Brito dijo que hay que definir qué es más importante si la prevención o la persecución, para de inmediato decir que “la mejor forma de prevenir es venciendo la impunidad”.

“Si no hay una policía sumamente eficaz y un proceso penal sumamente eficaz,  vamos a tener la impunidad como regla de juego”, puntualizó el exsenador de Santiago durante una entrevista en el programa televisivo “McKINNEY”, por Color Visión.

Dijo que el ser humano va perdiendo la sensibilidad y cuando roba una, dos o tres veces, está dispuesto a robar cien veces, por lo que tiene que haber sanción.

Segunda reforma judicial

Al preguntarle su valoración sobre el actual ministerio público, Domínguez Brito dijo que la independencia del ministerio público lo da el ingreso por la carrera, no necesariamente porque la cabeza lo sea aunque es importante.

Consideró que de nada valdría tener una cabeza independiente en el ministerio público si en los departamentos judiciales los fiscales responden a intereses partidarios.

“Urge una nueva reforma judicial para que el procurador general de la República tenga que ser un fiscal de carrera que haya agotado todo este proceso, que disponga de inamovilidad al menos por cuatro años”, afirmó el exprocurador.

Además, favoreció que se haga una evaluación de desempeño que lo puede hacer el Consejo Nacional de la Magistratura, que debe ser sobre la base de la calidad de las decisiones, honestidad, transparencia y eficacia de lo que está haciendo.

Dijo que reconoce las cualidades de las personas que están hoy en el ministerio público y espera que se mantengan en el deber en cada una de las actuaciones.

“La gran reforma en el área judicial se debe al PLD y hoy necesitamos más”, expresó Domínguez Brito, quien agregó que al doctor Jorge Subero Isa le correspondió implementar esa reforma y hubo procuradores que impulsaron una nueva camada de fiscales jóvenes que ingresaron a la carrera judicial.

Destacó el rol jugado por la doctora Aura Celeste Fernández por su labor en la Escuela del Ministerio Público donde realizó una gran labor apegada a la profesionalidad.

Expresó que se avanzó mucho pero que ahora hay que ir a una segunda ola para seguir resolviendo temas de la carrera del ministerio público y la judicial.

Domínguez Brito dijo que es de reconocerle al PLD que impulsó las grandes reformas estructurales de la justicia dominicana y que no se puede reducir su accionar a la lucha contra la corrupción.

Citó que la próxima reforma debe contemplar que el presidente de la Suprema Corte de Justicia sea un juez de carrera, con un mecanismo de evaluación de desempeño y en los demás estamentos judiciales.

Estimó que la mora judicial “está destruyendo la credibilidad del sistema”, por lo que se requiere de nuevas modificaciones en términos procesales”.

Domínguez Brito favoreció un gran dialogo nacional para discutir la segunda ola de reforma judicial lo que consideró “un gran paso para la democracia de la República Dominicana”.

Domingo 9 de mayo de 2021.-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí