Santiago de Chile.- El biólogo y filósofo Humberto Maturana, uno de los intelectuales más relevantes de Chile, falleció este jueves a los 92 años, según confirmaron desde el Ministerio de Cultura, una noticia que remeció a la sociedad científica y civil del país.

Maturana, Premio Nacional de Ciencias en 1994, se popularizó por sus teorías sobre la vida, reconocidas en el mundo entero por su manera de combinar la ciencia y el humanismo, al tiempo que se desempeñó como docente y escritor.

Fue creador del concepto “autopoisesis”, una teoría basada en los términos “auto” (a sí mismo) y “poiesis” (creación) para explicar que la razón del ser vivo es la vida misma, una idea que fue abordada incluso por el líder tibetano Dalái lama, con quien Maturana se reunió en 2013.

“Su dimensión intelectual fue siempre motivo de orgullo para el país. Fue inspirador al abrir alternativas para percibir y acercarse a la biología”, afirmó el rector de la estatal Universidad de Chile, Ennio Vivaldi.

También lamentó su muerte el periodista chileno Patricio Fernández, quien aseguró que Maturana “encontró en la ciencia un modo de ahondar en el alma humana” e “insistió siempre en la importancia de la colaboración, de escuchar al otro y del amor”.

Maturana, nacido en Santiago en 1928, inició sus estudios científicos en Chile, pero en el año 1954 se trasladó al University College de Londres para estudiar anatomía y neurofisiología, gracias a una beca de la Fundación Rockefeller.

Obtuvo el doctorado en Biología de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, y fue investigador en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

En 1960, regresó a Chile, donde se dedicó a ser profesor en la Universidad de Chile y a escribir una veintena de libros que abordan la relación entre la ciencia y la psicología, el conocimiento, el lenguaje o incluso el amor.

Entre sus obras destacan “El árbol del conocimiento” (1984), “El sentido de lo humano” (1991) y “La realidad, ¿objetiva o construida?” (1995).

Durante la pandemia, el biólogo no abandonó su faceta de docente y se dedicó a dar charlas en línea para debatir sobre el impacto de la pandemia en la humanidad. También dio entrevistas que le llevaron a reflexionar sobre conceptos como la eutanasia.

“Es absolutamente legítimo decir ‘hasta aquí vivo’. Yo, Humberto Maturana, quiero escoger el momento en que voy a morir. No quiero ser una carga, no quiero generar daño”, afirmó en abril el pensador en el diario La Tercera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí