Ciudad de México.- Un convoy de seguridad trasladó este miércoles al narcotraficante Héctor “el Güero” Palma tras ser interrogado por las autoridades por nuevos delitos y lograr la Fiscalía General un arraigo para evitar que este capo sea liberado.

“La Fiscalía General de la República (FGR), a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), obtuvo medida cautelar de arraigo en contra de Jesús Héctor ‘P'”, indicó la entidad en un boletín.

El arraigo es una medida dictada por el juez, a petición de una de las partes, que se otorga cuando hay temor a que el acusado se ausente. Es decir, ante el peligro de fuga o derivados.

Un fuerte despliegue de varios vehículos de distintos cuerpos de seguridad y de la Fiscalía trasladaron por la Ciudad de México a este poderoso capo, antiguo líder del Cártel de Sinaloa junto con Joaquín “el Chapo” Guzmán, que había quedado en libertad tras la orden de un juez el pasado fin de semana.

Derivado de una investigación, este 4 de mayo el Ministerio Público Federal (MPF) emitió un acuerdo de detención “por caso urgente respecto de dicho individuo, al existir riesgo fundado de que el indiciado podría sustraerse de la acción de la justicia”, informó la Fiscalía general.

Agregó que por este motivo se le pudo recapturar este martes, cuando el narcotraficante se disponía a abandonar el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el central Estado de México, “en virtud de una sentencia absolutoria dictada por una autoridad judicial”.

Posteriormente, y tras la lectura de los derechos constitucionales y legales que le asisten, Jesús Héctor “P” rindió su declaración ministerial.

“Por lo anterior y toda vez que el indiciado se encuentra probablemente relacionado con hechos constitutivos de delitos contra la salud y delincuencia organizada, y a efecto de allegarse de mayores datos de prueba, el MPF solicitó ante la autoridad jurisdiccional competente la medida cautelar de arraigo”, explicó.

Un juez evaluó el caso y otorgó a la Fiscalía esta medida cautelar contra “el Güero” Palma, decretando así “el arraigo por 40 días en contra de esta persona, mismo que deberá ejecutarse en el Centro de Investigaciones Federales de la Fiscalía General de la República”.

El acusado fue llevado al llamado Centro Nacional de Arraigo, en la colonia (barrio) Doctores del centro capitalino, donde podrá estar hasta 40 días mientras avanzan las investigaciones en su contra.

Más tarde, en conferencia de prensa en Ciudad de México, el abogado del capo, José Gabriel Hernández Rodríguez, le pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador, “en nombre de la sociedad, en nombre de la familia, en nombre de Dios, no crucifique a Jesús Héctor Palma Salazar”.

Además, el letrado señaló que la investigación por la que su cliente fue arraigado por 40 días es por delitos y hechos por los que “ya fue juzgado y absuelto” en México y Estados Unidos.

Hernández Rodríguez le sugirió al presidente que le pida a sus asesores que “le den cuenta real” de la documentación que esto avala “para que no se cometa una injusticia”.

LOS ANTECEDENTES

El pasado sábado, en pleno festivo por el Día del Trabajo, el Juzgado Segundo de distrito de Procesos Penales Federales en Jalisco, estado del occidente de México, absolvió a Palma del crimen de delincuencia organizada.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, criticó entonces la decisión por emitirse la orden de liberación durante el fin de semana.

El hombre, que primero estuvo preso en México en 1995 y después en Estados Unidos de 2007 a 2016, era hasta ahora recluso del penal del Altiplano y conocido como uno de los fundadores del Cártel de Sinaloa, uno de los más poderosos de México.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí