Berlín,- Alemania se mantiene en un nivel de incidencia de contagios alta, con 160,7 casos en una semana por 100.000 habitantes, según los datos actualizados hoy por el Instituto Robert Koch (RKI), lo que significa un leve aumento respecto al día anterior -160,1 casos-.

En las últimas 24 horas se verificaron 23.804 nuevas infecciones con la covid-19 y 219 muertos, de acuerdo con los datos del RKI, competente en la materia en el país.

Con ello se mantiene el alza observada en esta última semana, tras el receso registrado en Semana Santa que, como recuerda el RKI, debe atribuirse a que en festivos hay se practican menos test.

Desde el inicio de la pandemia, el número de contagios verificados sube a 3.123.077 -de los cuales, 2.765.100 son pacientes recuperados-, mientras que el de víctimas mortales está en 79.847.

El factor positivo es la aceleración en las vacunaciones desde principios de abril, en que se incorporaron a la campaña los médicos de cabecera.

En total se han inyectado 20,7 millones de dosis; unos 15,4 millones de ciudadanos han recibido la primera -un 18,5 % de la población-, mientras que a 5,3 millones se inyectó la segunda -un 6,4 %.

Ayer mismo le fue inyectada la primera dosis de AstraZeneca la canciller Angela Merkel. Esta ha sido también la vacuna que han recibido estos días destacados políticos del país, como el ministro de Finanzas y vicecanciller, Olaf Scholz, el presidente alemán Frank Walter Steinmeier, el portavoz de Merkel, Steffen Seibert, y el jefe del RKI, Lothar Wieler, todos ellos por encima de los 60 años.

SEMANA DE DECISIONES POLÍTICAS

Mañana tendrá lugar en Berlín un acto de Estado en memoria de las víctimas con asistencia de Merkel y Steinmeier. La semana próxima será decisiva para la aplicación de fórmulas de actuación unitarias en todo el país, ya que deberá superar el trámite parlamentario una Ley de Infecciones modificada.

La canciller defendió este viernes ante el Parlamento esta nueva regulación, que implicará un toque de queda nocturno -previsiblemente, entre las 21.00 y las 05.00 de la mañana- ahí donde se supere la incidencia semanal de 100 casos por 100.000 habitantes.

A partir de ese nivel se limitarán los contactos o reuniones a personas convivientes o una más de otro hogar. Los colegios mantendrán las clases presenciales (aunque con restricciones) hasta los 200 casos en siete días, aunque a partir de los 100 positivos serán obligatorios dos test de antígenos semanales.

Estas medidas se encuentran dentro de la reforma legal que aprobó este martes el Ejecutivo, que limita la capacidad de acción de los “Länder”, a los que compete implementar de las medidas consensuadas.

El propósito de Merkel es establecer restricciones homogéneas y uniformes en todo el país, que se activarán de forma automática a partir de los 100 casos semanales.

La canciller advirtió desde el Parlamento de que la situación es “muy seria” y llamó a no ignorar los “llamamientos de emergencias” de los sanitarios.

Especialmente compleja es la cuestión del toque de queda, duramente cuestionada en los “Länder” y considerada incluso poco eficaz por algunos expertos, que podría sufrir aún modificaciones.

La ley fue abordada ayer en primera lectura por el Bundestag (cámara baja), donde podría ser aprobada ya el próximo miércoles, a la espera de que el viernes llegue al Bundesrat (cámara alta), donde precisará el apoyo de los “Länder”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí