Santo Domingo- El aventurero español Álvaro de Marichalar espera retomar el 12 octubre, Día de la Hispanidad, su periplo alrededor del mundo en moto acuática en conmemoración del V Centenario de la Primera Circunnavegación de la tierra, reto que se vio truncado hace un año a causa de la covid-19.

Marichalar se encuentra en la República Dominicana, cuya geografía ha tenido oportunidad de volver a visitar y ha dado una serie de conferencias, según explicó a Efe, y ha aprovechado para viajar tres días a Florida para realizar algunas tareas de mantenimiento a su “pequeña embarcación” un año después de verse obligado a echar el ancla en Cayo Hueso (Key West).

“Retomar mi expedición alrededor del mundo es un compromiso conmigo mismo y con todas las personas que apoyan la iniciativa” de honrar a Fernando de Magallanes (quien inició el desafío en 1519) y a Juan Sebastián Elcano (quien lo completó desde Filipinas hasta Sevilla en 1522), y honrar también al emperador Carlos I de España, que patrocinó la gesta.

UN ITINERARIO Y DOS AÑOS POR DELANTE

Aunque en la etapa previa al confinamiento llevó a cabo “una travesía muy larga y dura” en la que cruzó todo el mar Mediterráneo, el océano Atlántico y todo el mar Caribe, aún queda un gran desafío por delante, afirmó.

“Dios mediante, zarparé desde Miami con destino a Panamá navegando por toda la costa de Florida, Alabama, Luisiana, Texas, México, Belice, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Después remontaré toda la costa pacífica de Centroamérica, Méjico, EEUU, Canadá y Alaska”, explicó.

Desde ahí, cruzará a Kamchatka, Rusia. Proseguirá a Japón, Filipinas, India, Persia, Península Arábiga, mar Mediterráneo y, finalmente, Sevilla (de donde partió). “Me quedan dos años navegando” para completar la proeza abruptamente interrumpida hace ahora un año, cuando se vio forzado a abandonar el mar.

TOCANDO PUERTO CON EL CIERRE DE FRONTERAS

Pudo entrar “de milagro en Cayo Hueso (Key West) el 14 de marzo, día que cerraban los Estados Unidos”, procedente de La Habana, a donde llegó desde La Española, isla que comparten República Dominicana y Haití, tras atravesar el Atlántico.

“Salvo en el tramo transatlántico desde España a la isla caribeña de Guadalupe, en el que tuve un barco de apoyo, todo el resto del trayecto viajo en riguroso solitario sin ningún tipo de apoyo, repostando y avituallándome en puertos gracias a mi autonomía de 200 millas náuticas que consigo transportando un depósito suplementario de combustible”, indicó.

A partir de ahí, se enfrentó al tremendo cambio que supone pasar de estar en la inmensidad del mar a encontrarse atado por las medidas tomadas a nivel global frente a la pandemia, aunque eso no apagó su espíritu.

“El confinamiento sólo afecta a quien no se siente libre en toda circunstancia y lugar. Nada ni nadie puede confinar a los libres”, opinó.

LA TRASCENDENCIA DE LA GESTA

La conmemoración del V Centenario de la Primera Circunnavegación “es importantísima por la gran trascendencia que representó para el conocimiento geográfico”, a su juicio, porque “es la expedición considerada la más importante y difícil de todas las conseguidas por la humanidad”.

Por eso, la sindemia no debe, bajo su perspectiva, afectar a las celebraciones conmemorativas de “este evento trascendental” en la civilización”, y no duda en completar el viaje que emula la hazaña de hace 500 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí