Madrid.- La aportación del sector turístico a la economía mundial se desplomó un 49,1 % en 2020 por el impacto “devastador” de la pandemia de covid-19, pasando de 7,8 billones de euros (9,2 billones de dólares) en 2019 a 4 billones (4,7 billones), según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC).

Tras esta caída, que contrasta con la de la economía global en general, que se contrajo un 3,7 %, el turismo pasa de representar un 10,4 % del PIB mundial a suponer un 5,5 %, de acuerdo con el informe de impacto económico anual del WTTC.

El empleo turístico tuvo una reducción menor, del 18,5 %, al perder 62 millones de puestos de trabajo, pasando de 334 millones (el 10,6 % del total a nivel mundial o 1 de cada 10) en 2019 a 272 millones (1 de cada 11).

La presidente y consejera delegada del WTTC, Gloria Guevara, ha destacado que, sin la rápida actuación de los gobiernos de todo el mundo, implementando medidas para salvar empleos en riesgo, “las cifras de hoy serían mucho peores”.

No obstante, la amenaza “persiste”, ya que muchos de estos puestos de trabajo están respaldados actualmente por los planes de mantenimiento del empleo estatales y de reducción de jornada y, sin una recuperación completa del sector, podrían perderse, ha advertido el WTTC.

El informe también revela una pérdida “impactante” en el gasto en viajes internacionales, que se redujo el año pasado en un 69,4 % con respecto a 2019, mientras que, en desplazamientos turístico internos, la caída fue menor, del 45 %.

EL CAMINO HACIA LA RECUPERACIÓN

Tras 2020 y el invierno de 2021 “ruinosos” para el turismo, los análisis del WTTC muestran que, si la movilidad y los viajes internacionales se reanudan en junio, “impulsarán significativamente” el PIB a nivel mundial y nacional, así como el empleo.

La contribución del sector turístico al PIB mundial podría incrementarse este año hasta en un 48,5 % y alcanzar casi los mismos niveles que antes de la pandemia en 2022, con un nuevo repunte interanual del 25,3 % durante el próximo ejercicio.

El WTTC también prevé que si la vacunación continúa a un buen ritmo y las restricciones de viaje se relajan justo antes de la temporada de verano, los 62 millones de empleos perdidos en 2020 podrían recuperarse en 2022.

Por ello, aboga por un régimen de pruebas internacional coordinado a la salida para todos los viajeros no vacunados, para eliminar las cuarentenas; evaluaciones de riesgo de viajeros individuales y no de países, y apoyo continuo para el sector, incluida la protección fiscal, de liquidez y del empleo.

El organismo también insta a los gobiernos de todo el mundo a proporcionar una hoja de ruta “clara y decisiva, dando tiempo a las empresas para acelerar sus operaciones, con el fin de recuperarse de los estragos de la pandemia”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí