La Habana,- Cuba impidió la entrada a la joven periodista Karla Pérez al considerar que regresaba a su país con “propósitos subversivos”, anunció este viernes la cancillería de La Habana, después de que el caso generara un fuerte impacto mediático y la protesta de organizaciones internacionales.

“Sencillamente pretenden reinstalarla en el país en función de propósitos subversivos”, argumentó la directora de comunicación del Ministerio de Exteriores de Cuba, Yaira Jiménez, en una breve rueda de prensa.

Karla Pérez, de 22 años, fue expulsada en 2017 de la universidad cubana de Las Villas por pertenecer a un grupo opositor y continuó cursando sus estudios de periodismo en Costa Rica gracias a una beca.

Tras finalizar la carrera este año, y con todos los papeles en regla para regresar a su país, abordó un avión el jueves, pero en la escala en Ciudad de Panamá le notificaron que el Gobierno cubano no autorizaba su entrada y quedó varada en el aeropuerto por varias horas hasta recibir permiso para volar de nuevo a Costa Rica, donde solicitará refugio.

Organizaciones internacionales como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y Human Rights Watch (HRW), internautas y medios de comunicación denunciaron de inmediato la situación de la joven periodista, ya que es inusual que un Estado niegue el acceso a uno de sus ciudadanos con los papeles en regla y sin antecedentes o causas legales pendientes.

Como respuesta, el Ministerio de Exteriores cubano convocó este viernes una rueda de prensa en la que denunció la creación de un “show mediático” en torno a este caso y acusó al Gobierno de EE.UU. de financiar tanto la supuesta campaña como a los medios que denunciaron el caso y organizaciones como la SIP y HRW.

Para justificar la denegación de entrada a la periodista, la representante de la cancillería se limitó a afirmar que “en Cuba existen, como en todos los países, leyes migratorias que establecen regulación en el marco legal y que rigen la acción de las autoridades migratorias”.

Karla Pérez “es un instrumento”, aseguró la portavoz, y agregó que “no es la primera vez que es utilizada y utilizan (los disidentes cubanos) este tipo de tácticas para acciones fuera de la ley y desestabilizadoras contra Cuba”.

“No fue casual tampoco su estancia en Costa Rica, donde hay elementos, incluso un diputado, que mantienen una fuerte relación con grupos violentos en Miami”, argumentó, sin ofrecer más detalles o pruebas.

La joven periodista estuvo vinculada en sus años universitarios al movimiento Somos+, liderado por el conocido opositor Eliécer Ávila, lo que le valió la expulsión de la universidad.

En los años posteriores se fue distanciando de ese movimiento, aunque ha publicado artículos en medios digitales críticos con el Gobierno cubano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí