Redacción Internacional-Sídney-Australia.- Miles de mujeres salieron este lunes a las calles para manifestarse contra la desigualdad de género y criticar al Gobierno por su gestión frente a varios casos de abusos sexuales en las esferas del Parlamento.

Más de 40 marchas se celebraron hoy a lo largo de la nación incluida una frente a la sede del Legislativo en Camberra donde estuvo presenta la ex-asesora del gubernamental Partido Liberal, Brittany Higgins, que denunció en febrero el presunto abuso por parte de un ex-compañero ocurrido dentro del Parlamento.

“El sistema está roto, el techo de cristal permanece en su lugar y hay fallos significativos en las estructuras de poder dentro de nuestra institución”, denunció Higgins en un discurso ante la multitud.

Tras la denuncia pública de Higgins, cuya violación sucedió en 2019, otras tres mujeres de identidades desconocidas afirmaron que fueron víctimas de asaltos o tocamientos indebidos por parte del mismo hombre, quien fue despedido por estas acusaciones, y se destapó otra denuncia contra un legislador laborista.

Además también se conoció una acusación de hace 32 años contra el fiscal general, Christian Porter, antes de que entrara en política, que fue archivada por falta de pruebas tras el deceso en 2020 de la supuesta víctima.

Porter, quien niega la acusación y se mantiene en el cargo, dijo este lunes que presentará una denuncia por difamación contra la ABC, en cuyo programa Four Corners se hizo pública la denuncia de abusos aunque sin revelar el nombre del político acusado.

No creo que la gente deba ser aislada, intimidada e ignorada después de incidentes traumáticos dentro del lugar de trabajo. Conté mi historia para, con suerte, proteger a otras mujeres”, declaró Higgins al remarcar que de mantener silencio “me habría hecho cómplice.

Con pancartas que piden “parar la violencia contra las mujeres”, “compromiso con el cambio” o el lema “suficiente es suficiente”, las marchas feministas bajo la etiqueta #March4justice  reunieron a miles de personas en ciudades como Sídney, Melbourne o Hobart.

A principios de marzo, el gobierno australiano anunció la apertura de una investigación sobre la cultura laboral en el Parlamento liderada por la comisionada de discriminación sexual, Kate Jenkins, quien deberá entregar su informe final en noviembre con una serie de recomendaciones para cambiar algunas prácticas laborales internas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí