Redacción Internacional-El secretario general de la ONU, António Guterres, pide a las autoridades de Nigeria a garantizar la seguridad en las escuelas, tras un nuevo secuestro de estudiantes en el estado de Kaduna, noroeste del país.

A través de su portavoz, Guterres condenó el secuestro y exigió la liberación “inmediata y sin condiciones” de los alumnos que por ahora no han sido rescatados.

Según las autoridades, hombres armados atacaron la pasada madrugada la Escuela Superior de Mecanización Forestal, en la zona de Mando, y el Ejército pudo rescatar a un total de 180 personas, en su mayoría estudiantes.

Sin embargo, hay al menos 30 alumnos que no han sido encontrados, según el Gobierno nigeriano.

“El secretario general urge a las autoridades a salvaguardar las escuelas para asegurar el derecho a la educación en un ambiente seguro”, señaló el portavoz de la ONU Stéphane Dujarric en su conferencia de prensa diaria.

Dujarric recordó que los ataques contra escuelas son “una violación grave” de los derechos humanos y que los centros educativos deben ser siempre “espacios seguros” para los niños.

Nigeria ha sufrido este año varios sucesos de este tipo. El pasado 2 de marzo, un total de 279 alumnas secuestradas el 26 de febrero en una escuela pública femenina del estado de Zamfara, en el noroeste de Nigeria, fueron puestas en libertad.

El secuestro de Zamfara, que las autoridades atribuyeron a “bandidos” activos en el noroeste del país, tuvo lugar dos semanas después del rapto por hombres armados de 38 estudiantes y profesores de la Escuela de Ciencias del Gobierno en Kagara, en el occidental estado de Níger, que también fueron finalmente liberados.

Asimismo, el pasado 11 de diciembre, 344 alumnos fueron también secuestrados en una escuela en Kankara, en el estado de Katsina (noroeste), en un ataque reivindicado por el grupo yihadista Boko Haram, que hasta entonces se limitaba a atacar en el noreste del país, si bien las autoridades lo atribuyeron a bandidos.

Estos alumnos fueron localizados y liberados una semana más tarde, tras una rápida respuesta de las fuerzas de seguridad, en un bosque del estado vecino de Zamfara.

Kaduna y otros estados del noroeste del país sufren ataques mortales a menudo por parte de bandas de criminales implicadas en el robo de ganado y en secuestros para conseguir el pago de rescates.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí