Miami,- Cinco reclusos de una cárcel del condado de Miami-Dade (Florida) golpearon mientras dormía en su celda a Jorge Barahona, en espera de juicio por la muerte de su hija adoptiva y torturas a su hermano gemelo, en un caso que conmocionó a la sociedad, informó este martes la Policía.

Los hechos se produjeron después de la media noche del pasado 1 de marzo, cuando cinco reclusos atacaron a Barahona, de 53 años y de origen nicaragüense, mientras dormía en su celda y le causaron “múltiples hematomas en la cara, un corte en la nariz y hemorragia nasal”, según la declaración jurada del arresto al que tuvo acceso Efe.

Los cinco presos acusados de un delito menor por el ataque, que no fue grabado por las cámaras de vigilancia porque estos las cubrieron, son: Armando Verdecia, de 21 años; Hakeem Drane, de 24; Klauss Moise, de 20; Devaun Spaulding, de 27, y Oscar Martínez, de 29.

Barahona fue atacado en el centro de detención por la “naturaleza de sus cargos pendientes”, señala el informe.

El hispano está acusado de matar a su hija adoptiva, Nubia Barahona, de 10 años, en febrero de 2011, y de la tortura del hermano gemelo de ésta, Víctor.

De ser hallado culpable, Barahona podría ser condenado a la pena de muerte.

En 2011, Víctor Barahona, ahora de 19 años, fue encontrado por policías inconsciente y con convulsiones en una camioneta estacionada a un lado de una autopista en West Palm Beach, 104 kilómetros al norte de Miami, mientras que su hermana gemela, Nubia, de 10 años, estaba sin vida en la parte trasera el vehículo, ambos empapados en químicos.

El año pasado, Carmen Barahona, su esposa, de 69 años, se declaró culpable de asesinato en primer grado y cargos agravados de abuso infantil, y acordó con la Fiscalía, a fin de evitar la máxima pena, testificar contra su marido.

El juicio contra Jorge Barahona estaba programado para abril de 2020, pero se pospuso debido al estallido de la pandemia de coronavirus y el cierre del juzgado penal de Miami-Dade. Todavía no se ha reprogramado una fecha para el comienzo del proceso contra el hispano.

Ambos niños fueron dados en adopción en 2009 a los Barahona pese a “numerosos incidentes” que deberían haber alertado sobre la pareja y llevado a una “investigación” de la agencia estatal.

En 2017, el entonces gobernador de Florida Rick Scott firmó una ley que permitió indemnizar con 3,75 millones de dólares a Víctor Barahona, el sobreviviente de los malos tratos y abusos por parte de sus padres adoptivos.

El pago fue parte del acuerdo tras una demanda por “negligencia” contra el Departamento de Niños y Familias de Florida al fallar en la prevención del abuso de los menores Barahona.

Esa agencia recibió información de que ambos niños estaban “siendo severamente maltratados” y que corrían peligro en manos del matrimonio, pero se hizo muy poco para protegerlos.

Un informe de la agencia estatal de 2011 concluyó además que hubo “brechas significativas y fallos de sentido común, pensamiento crítico, apropiación del caso e intercambio oportuno y preciso de información”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí