New York.- Un miembro del grupo ultraderechista Proud Boys estuvo en contacto con una persona vinculada a la Administración de Donald Trump en los días previos al asalto al Capitolio del 6 de enero, según ha determinado el FBI y desveló hoy The New York Times. 

El diario que cita a fuentes policiales, señala que las autoridades usaron registros telefónicos para localizar una llamada entre el miembro de la organización extremista y alguien cercano al entonces mandatario.

La información no revela los nombres de ninguna de las dos partes ni el contenido de la conversación, que es parte de la investigación del FBI sobre los contactos entre individuos y organizaciones de extrema derecha que participaron en el ataque al Capitolio y miembros de la anterior Administración y legisladores conservadores.

Mientras tanto, el líder de los Proud Boys, Enrique Tarrio, confirmó al periódico que telefoneó a Roger Stone, un estrecho colaborador de Trump, mientras estaba en una protesta ante la residencia del senador republicano Marco Rubio unos días antes del asalto a la sede del Legislativo, pero la llamada que se está investigando es otra diferente, según fuentes policiales.

Tarrio fue arrestado el 4 de enero por destruir una pancarta de Black Lives Matter colocada en una iglesia afroamericana, por lo que no participó en los hechos del Capitolio.
Sin embargo, más de una decena de miembros de los Proud Boys han sido imputados por el ataque y se cree que el grupo estuvo en buena medida detrás de la organización de las protestas que terminaron con violencia en la sede del Congreso después de que Trump animara a sus seguidores a rechazar el resultado de las elecciones de noviembre y oponerse a la certificación de la victoria de Joe Biden. 

En los días previos al asalto, varios de los manifestantes estuvieron en contacto con legisladores republicanos, según los registros telefónicos obtenidos por las autoridades.

Los datos telefónicos, mientras, no muestran comunicaciones entre ellos durante el asalto, según la fuente citada por The New York Times.

Esta semana, el FBI detuvo a un funcionario de la Administración Trump por el ataque al Capitolio, la primera persona directamente vinculada al anterior Gobierno que es arrestada por esos hechos.

Se trata de Federico Klein, un hombre de 42 años que durante el Gobierno de Trump trabajó en el Departamento de Estado como nombramiento político, aunque por ahora se desconoce los delitos que se le imputan.

Durante el asalto murieron cinco personas, cuatro seguidores de Trump y un policía. Otros dos policías que participaron en el operativo durante el asalto se suicidaron en los días posteriores.

Trump fue sometido a un segundo “impeachment” en el Congreso como consecuencia del asalto, acusado del delito de “incitar una insurrección”, pero salió absuelto del juicio político con 56 votos en contra y 44 a favor, dado que una condena requería de una mayoría de dos tercios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí