Buenos Aires,- Una universidad pública de Argentina desarrolló medidores de dióxido de carbono (CO2) para que sean utilizados en las escuelas como forma de garantizar que las aulas estén adecuadamente ventiladas ante la pandemia de la covid-19.

Los medidores, llamados Aire Nuevo, son producidos en la Universidad de Hurlingham, en la periferia oeste de Buenos Aires, cuyas instalaciones fueron visitadas este martes por el presidente argentino, Alberto Fernández.

“Un aparato como éste nos puede cuidar y salvar la vida a muchos”, afirmo el jefe de Estado.

Los medidores han sido desarrollados por estudiantes y profesores de las carreras de Diseño Industrial, Ingeniería Eléctrica e Ingeniería Informática de la Universidad de Hurlingham.

El aparato, que mide el nivel de dióxido de carbono como un indicador de la ventilación en un ambiente, se fabrica para ser provisto a escuelas, que en estos días están reabriendo sus puertas en Argentina para el retorno a las clases presenciales en plena pandemia.

Según explicaron fuentes oficiales, los medidores ayudarán a reducir los riesgos de contagio ya que brindarán información en tiempo real sobre las necesidades de ventilación en cada una de las aulas, salones y otros espacios comunes de los establecimientos educativos.

El aparato se conecta a una batería similar a la de un teléfono móvil y se coloca a 1,5 metros de altura, lejos de las puertas y ventanas.

El aparato está diseñado para que, cuando la medición supere un cierto nivel de CO2 en el ambiente, suene una alarma, indicando que hay que proceder a ventilar el sitio o desalojarlo.

“Esto le puede servir a miles, a millones, esto puede servir para una escuela, pero también puede servir para las oficinas públicas, para los lugares donde están nuestros abuelos, los geriátricos, y para las fábricas”, señaló Alberto Fernández.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí