Rangún (Birmania),- El jefe de la junta militar birmana, Min Aung Hlaing, ha defendido la actuación de las fuerzas de seguridad, que este martes continuaron la represión de las protestas que ha dejado una treintena de muertos desde el golpe de Estado del pasado 1 de febrero.

El líder del golpe militar dijo que la Policía birmana está controlando la situación usando un “mínimo de fuerza” y con los “medios menos dañinos”, según informa hoy el medio oficialista Global New Light of Myanmar.

Min Aung Hlaing realizó estas declaraciones el lunes durante una reunión de la junta militar, al día siguiente de la jornada más sangrienta de las protestas antijunta en las que una veintena de manifestantes murieron a causa de los disparos de las fuerzas de seguridad.

“La MPF (Policía birmana) está realizando su trabajo siguiendo las prácticas democráticas y las medidas que está tomando son incluso más suaves que las de otros países”, agregó el general golpista, según el Global New Light of Myanmar.

Min Aung Hlaing también afirmó que se están tomando medidas contra los funcionarios que se han unido al movimiento de desobediencia civil, que fue iniciado por trabajadores sanitarios tras el golpe y al que se han unido todo tipo de trabajadores.

Tras otra noche con internet bloqueado por la junta, los birmanos volvieron a salir hoy a las calles de Rangún, la mayor ciudad del país, y otras localidades para protestar contra el golpe y pedir la liberación de sus líderes electos detenidos, incluida la ex jefa de facto del país, Aung San Suu Kyi.

Los agentes volvieron a usar gases lacrimógenos y dispararon con munición de goma y real causando al menos 15 heridos entre los manifestantes pacíficos, que se cubren como pueden con cascos de plástico y escudos rudimentarios, según informan los medios locales.

Entretanto, los ministros de Exteriores de los 10 países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) celebran este martes una reunión especial para tratar la situación de Birmania tras el golpe.

La reunión virtual, en la que participa un representante de la junta militar de Birmania, llega tras un fin de semana de brutal represión de policías y soldados contra las manifestaciones pacíficas.

Aunque oficialmente la ASEAN no ha anunciado que la reunión informal vaya a centrarse en Birmania, el canciller de Singapur, Vivian Balakrishnan, aseguró la víspera que “los ministros escucharán a los representantes de la autoridad militar de Birmania” tras condenar “el uso de la fuerza letal contra civiles”.

El Ejército birmano justificó la toma de poder por un supuesto fraude electoral en los comicios de noviembre, donde observadores internacionales no detectaron ningún amaño y en los que arrasó la Liga Nacional para la Democracia, el partido liderado por Suu Kyi, como ya hiciera en 2015.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí