Jerusalén,- Israel extendió hasta el viernes el actual confinamiento, poco antes de que expirara esta medianoche, por la alta morbilidad y tras discrepancias entre los miembros del Gobierno entre una mayor aplicación de las restricciones o prolongar el cierre.

Precisamente hoy miles de ultraortodoxos judíos, una de las comunidades con mayor índice de morbilidad, asistieron al funeral de un rabino, fallecido por la covid-19, durante la jornada parlamentaria para reforzar las multas, petición del socio de Gobierno del primer ministro, Benjamín Netanyahu, para apoyar la actual extensión del confinamiento.

Los ministros finalmente aprobaron prolongar el cierre hasta el viernes a las 05.00 GMT, en vigor desde finales de diciembre, y extender el práctico cierre del aeropuerto internacional de Ben Gurión y el domingo 7 de febrero.

Los limitados pasajeros que entren por el aeropuerto deben hacer cuarentena obligatoriamente en un hotel y se mantiene la clausura de los pasos fronterizos con Egipto y Jordania.

Las restricciones suponen que los residentes siguen sin poder alejarse más de un kilómetro de su domicilio, visitar viviendas ajenas, se mantiene la clausura de los comercios no esenciales y la limitación de las reuniones a cinco personas en interior y a diez en exteriores.

“Estamos en una carrera muy reñida contra la propagación de las mutaciones para vacunar al mayor número posible de ciudadanos de Israel”, consideró hoy Netanyahu con respeto a las cepas como causa y en defensa de una de las campañas más avanzadas del mundo con más del 30% de la población inoculados.

Más de tres millones de personas han recibido la primera dosis y 1,7 millones la segunda, pero el número de casos de coronavirus diarios sigue siendo alto con máximos durante este mes de enero.

El pasado jueves, el Gabinete de coronavirus retrasó su decisión sobre el cierre hasta hoy, a petición del socio de Netanyahu, el centrista Beny Gantz, que pedía aprobar antes en el Parlamento reforzar las multas por incumplimiento.

Una vez aprobada la legislación, el Gabinete se reunió noche aún con diferencias sobre cuánto debía durar el cierre. Las multas para los incumplimientos de las restricciones ascendieron hoy de 5.000 shckels (1.250 euros) a 10.000 (2.500 euros), por la nueva legislación.

Sin embargo, la Policía israelí no pudo intervenir en los funerales de la comunidad ultraortodoxa hoy por la alta asistencia, informó el digital Ynet.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí