Copenhague,- El Riksdag (Parlamento sueco) aprobó este viernes de urgencia una ley temporal que autorizará al Gobierno a cerrar tiendas y centros comerciales y a suspender el transporte colectivo en función de la situación epidémica.

La nueva legislación, que estará en vigor desde el domingo hasta septiembre, permite establecer limitaciones de horario y aforo en todo tipo de lugares públicos, instalaciones deportivas y culturales, restaurantes, cines, zoológicos o gimnasios.

Suecia, que ha optado por una línea más laxa contra la pandemia y es el más castigado de los países nórdicos, carecía de cobertura legal para fijar ese tipo de limitaciones, aunque ha impulsado algunas restricciones recurriendo a leyes como la de orden público.

La nueva ley no permite limitar los movimientos de los ciudadanos o los confinamientos domiciliarios, ya que serían necesarias dos votaciones con unas elecciones legislativas de por medio.

La ministra de Asuntos Sociales, Lena Hallengren, señaló que el cierre de establecimientos no es el objetivo principal, sino la última opción, y que lo que se pretende es poder fijar medidas parciales que impidan la propagación del contagio.

CRÍTICAS AL GOBIERNO

Aunque la nueva ley contó con el apoyo de todo el arco parlamentario, el debate previo estuvo marcado por críticas al Gobierno rojiverde en minoría por la tardanza en impulsarla y por no incluir indemnizaciones a los establecimientos afectados.

Suecia ya contó entre abril y junio con una ley temporal similar, pero nunca fue puesta en práctica, debido a la mejora de la situación epidémica en primavera y verano.

El plan inicial era que la nueva legislación entrara en vigor en marzo, pero el Gobierno apuró los trámites ante el recrudecimiento de la segunda ola, que ha puesto bajo presión el sistema sanitario.

“Regresar del verano sin propuestas para afrontar la segunda ola es inconcebible e irresponsable. La sentencia al Gobierno será dura por no hacer más en una fase temprana”, dijo hoy la portavoz conservadora en Asuntos Sociales, Camilla Waltersson Grönvall.

Tras apostar por muchas recomendaciones y alguna prohibición en la primera ola, el Gobierno asumió un papel más activo desde noviembre, fijando la enseñanza a distancia en institutos y universidades, limitando a ocho el número de personas en reuniones públicas y restringiendo la actividad de bares y restaurantes.

Suecia ha registrado hasta ahora 482.284 casos y 9.262 muertos, según los últimos datos difundidos ayer por las autoridades.

La tasa de muertos asciende a 88,23 por 100.000 habitantes, tres veces más que Dinamarca y ocho que Finlandia, pero por debajo de los países más afectados como Reino Unido, Italia, Francia y España.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí