Luego de vencer muchas vicisitudes, Jordán, el joven del edificio azul que tiene integrado una cancha en baloncesto, nos muestra que lo más importante es actuar correcto en la vida, obedecer a los padres y dejarse guiar por Dios.  

 

 

Por María Mercedes

 

Este año, la industria cinematográfica de República Dominicana tuvo que hacer una pausa por la pandemia del coronavirus. Con la reapertura de los cines en el mes de octubre, personas muy valientes se han atrevido a realizar sus estrenos, por supuesto, con las medidas de seguridad dispuestas para las salas de cine.

 

Tal es el caso de Leticia Tonos con ‘Mis 500 locos’, la cual representará al país en los Premios Oscar del 2021. El estreno más reciente y último de este año ‘Atravesando el Jordán’, está en la cartelera de las salas de cine dominicanos con el aval de La Casita de Producciones.

 

La trama se desarrolla en una familia dividida por un padre que está en cárcel de La Victoria por borracho y hacer show con su esposa cuando llegaba a esa casa.

Mientras que su Jordán se ve envuelto en muchos problemas influenciado por un amigo de la escuela. Este adolescente – que tiene el nombre del río que el pueblo hebreo caminó a pie en su trayecto a Canaán-, vive en el segundo piso del edificio azul que tiene la cancha de baloncesto en Cristo Rey pasará por muchas pruebas que al final dejan un mensaje positivo. Durante el desarrollo del guion, el joven se metió en un pleito en recreo de la escuela y cree que lo van a botar, lo cual le impediría estar en el campeonato de su deporte favorito.

 

Su madre es cristiana evangélica, y se comenta que tiene las rodillas peladas de  tanto estar hincada orando para que su hijo se enderece. A la par con esta misión, ella saca de abajo para mantener su hogar vendiendo unos cuadros que ella se pasa el día entero pintando. Y no abandona a su esposo, a quien transfieren a un centro de rehabilitación. Su fe es más fuerte que las tribulaciones.


¿Qué opinan sus protagonistas?

 

Esta película con propósito fue dirigida por el actor, director y miembro de Adocine, Alan Nadal Piantini, y tiene como protagonistas a Any Puello y Félix Aquino, quienes opinan lo siguiente sobre esta producción y sus perspectivas.

 

“Hay un propósito en este filme, una razón en la historia, un plan, un fin que no es únicamente el placer de ver una película con buena trama, – Atravesando el Jordán- quiere transformar vidas, que muchos se vean reflejados y puedan decir,  esto me ha hecho reflexionar y tomé la decisión de cambiar para bien”.

A su entender, otro de los gran propósito de este filme es tocar los corazones de la juventud que tanto se ha desmoralizado, por la distorsionada imagen televisiva y su mala influencia, “pretendiendo mediante el cine, ser el medio y canal para cambiar, inundando de vida, salud familiar, social y espiritual nuestras redes y lo que se aprecia en pantalla”.

 

Un dato curioso es que el rodaje no comenzó hasta que encontraron la casa de Jordán con su cancha de baloncesto integrada. La locación es en el barrio Cristo Rey.

 

Entre sus personajes y la realidad

Carmen, interpretada por Any Puello cuenta su experiencia dentro de este filme de corte cristiano, con estas palabras  “Fui una actriz frustrada, hasta que llegué a la producción de ‘Atravesando el Jordán’. Como cristiana crecí en la iglesia, soy además hija de pastores, actué en muchos dramas y obras de teatro de la iglesia, considerando que fue una escuela, un entrenamiento infinito en diversas áreas del arte como el canto, la danza, la actuación, el drama y el teatro…esto me ayudó en el dominio escénico y a poner en acción mis talentos”.

 

Agregó que “tengo una pequeña historia de más de 20 años con Alan, donde fuimos extras de un film realizado en el país y mis padres eran co- protagonistas, Dios tenía planeado que nos juntáramos luego, él cómo director y yo como actriz, estoy agradecida por esto”.

 

En cuanto al personaje que interpreta, dijo que es madre y padre para su hijo. Una  mujer que lucha para salir de la crisis económica, emocional y espiritual y sacar adelante su familia. “Creo que muchas mujeres se sentirán identificadas con Carmen, pero también hay otros personajes que lograrán tener similitud con lo que pasa en la vida diaria, como los padres que se sumergen en vicios y dejan atrás lo que realmente es valioso, por estar en la calle en alcohol y drogas, amigos con malas influencias, entre otras cosas no menos importantes. Todos de una forma u otra, podremos tener similitud con lo que viven los personajes de esta película”.

 

“Siento que he escalado un peldaño más en mis sueños y este es uno grande; espero que les guste lo que logramos captar en esta historia que realizamos con mucho esfuerzo y amor”.

 

Félix Aquino es “Edgard”, un chico que es una mala influencia para Jordán, porque busca involucrarlo en lo que no debe, buscando siempre mostrar el lado fácil de las cosas. El actor expresa sus impresiones de esta, su segunda película. “Fue muy gratificante y de mucho aprendizaje, agradeciéndole siempre a La Casita de producciones por esta oportunidad; creo que más que entretener este film busca impactar de forma positiva la sociedad dominicana, muchos jóvenes se sentirán identificados, pero serán aún más las madres solteras y la mujeres en general conectaran con el contenido, dios tendrá el control de este mensaje y el propósito será cumplido”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí