La Haya- El Gobierno neerlandés levantó a partir de este miércoles el bloqueo del tráfico aéreo, marítimo y ferroviario de pasajeros entre Países Bajos y el Reino Unido, que aplica desde el domingo debido a la nueva cepa de coronavirus, pero exige a los viajeros proporcionar un test negativo a las aerolíneas en la ciudad de origen.

Las aerolíneas y los operadores de ferri que operan los viajes entre ambos países deberán verificar, antes de permitirles embarcar, que los pasajeros cuentan con una PCR con resultado negativo y que no tenga más de 72 horas a la llegada a Países Bajos, lo que será comprobado en controles aleatorios en el destino.

El Gobierno neerlandés también “recomienda urgentemente” a los viajeros someterse a una cuarentena de diez días a su llegada al país.

Países Bajos declaró de forma unilateral la prohibición de vuelos el pasado día 20, en principio hasta el 1 de enero, pero se levantó antes de tiempo por recomendación de la Comisión Europea, después de que una veintena de Estados siguiesen su ejemplo y suspendieran sus conexiones con las islas británicas ante la nueva variante del virus.

Países Bajos también aplicó el veto al tráfico aéreo de pasajeros para Sudáfrica, donde también se detectaron múltiples contagios con la nueva variante de coronavirus, pero decidió levantarlo igualmente este miércoles en las mismas condiciones que el Reino Unido.

Francia reanudó también el tráfico de pasajeros con territorio británico, lo que permitió la reapertura de la circulación por el Túnel del Canal de la Mancha y los cruces de ferri desde la medianoche, retomando así el tráfico de mercancías entre los dos países, que se había estancado provocando largas colas en Reino Unido desde el fin de semana.

La viróloga holandesa Marion Koopmans, miembro del equipo de expertos que asesora al gobierno holandés en la pandemia, advirtió a la radio pública NOS que solo exigir una prueba negativa PCR a los viajeros del Reino Unido “no es suficiente para frenar la nueva variante de coronavirus”, y pidió someterlos a test también en Países Bajos, vigilando que se adhieren a las normas que se aplican al resto de la sociedad como parte del actual confinamiento.

ENORME PRESIÓN HOSPITALARIA

El aumento de contagios en Países Bajos está provocando una enorme presión hospitalaria, sobre todo en lo relativo a las unidades de cuidados intensivos.

En una carta enviada este miércoles al Ministerio de Sanidad, la Asociación Holandesa de Cirugía Torácica (NVT) pide liberar al menos dos o tres camas de UCI para pacientes sometidos a operaciones cardiacas.

Sanidad canceló todas las citas programadas en hospitales y clínicas para los tratamientos no urgentes, lo que también supondrá, según el presidente de la NVT Jerry Braun, que las cirugías cardiacas agudas que deben realizarse en el plazo de una semana podrán continuar, pero la “atención aguda planificable”, que requiere una operación en el plazo de seis semanas, deberá reducirse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí