Madrid/Barcelona,- Con el acuerdo anunciado este martes con Janssen (Johnson & Johnson), la empresa española Reig Jofre se acaba de sumar a la reducida lista de farmacéuticas españolas listas para participar en la producción a gran escala de las ansiadas vacunas contra la covid-19.

Tras la llegada al mercado de las primeras vacunas, el sector farmacéutico se enfrenta a otro gran desafío: fabricar y distribuir las suficientes para responder a la demanda mundial.

Para ello, empresas y organismos públicos de todo el mundo buscan fábricas con capacidad de producción, algo que también han encontrado en España, donde hoy mismo la farmacéutica Reig Jofre anunciaba un acuerdo con Janssen Pharmaceuticals, división de la estadounidense Johnson & Johnson (J&J), para encargarse de la formulación, llenado y envasado de su vacuna, aún en desarrollo.

También las españolas Rovi, Zendal y Viralgen tienen atados acuerdos para participar en la producción en España de vacunas, a la espera de que éstas sean aprobadas.

REIG JOFRE, LA ÚLTIMA EN SUMARSE

La compañía española terminará de remodelar su planta de la ciudad española de Barcelona en el primer semestre de 2021. En ella, han invertido 30 millones de euros, más otros 6 para adaptarla a la producción de una posible vacuna.

“Casualmente nuestra planta tenía que estar acabada para el primer semestre de 2021, por lo que esa capacidad productiva está a disposición de la necesidad que hay en Europa de producir vacunas”, explicaba a Efe recientemente el CEO de la compañía, Ignasi Biosca.

En sus nuevas instalaciones puede producir más de 50 millones de viales, lo que podrían suponer muchas más dosis. “El número de dosis puede ser cinco veces más en el caso de que cada vial tenga cinco dosis. Es razonable pensar que podríamos fabricar más de 250 millones de dosis al año”, añadía.

Gracias a este acuerdo, Reig Jofre podría adelantar sus planes para la nueva planta, que hasta ahora no contemplaba alcanzar su máxima capacidad de producción hasta, al menos, tres o cuatro años.

“En el caso de que finalmente se fabricaran las vacunas anticipamos que se podría conseguir en uno o dos años”, explicaba Biosca antes de dar a conocer este acuerdo.

Según explicaba, “teníamos la visión de que era necesario tener la capacidad de producir productos inyectables, pero no nos esperábamos una pandemia mundial. Estamos súper orgullosos de que esta capacidad pueda formar parte de la solución del problema”.

ROVI

Reig Jofre sigue así los pasos de Rovi y Zendal. La primera de ellas anunció en julio su colaboración con la farmacéutica estadounidense Moderna para poner en marcha una nueva línea de producción de viales 10R, con tres plantas españolas involucradas, cuando se autorice su aprobación en Europa, previsiblemente el 12 de enero.

Así, Rovi proporcionará capacidad de llenado y envasado de viales mediante la adquisición de una nueva línea de producción y equipo para la composición, llenado, inspección visual automática y etiquetado para respaldar la producción de 600 millones de dosis al año que abastecerán a mercados fuera de EEUU.

ZENDAL

El trabajo de Zendal será muy diferente: en septiembre anunció que había llegado a un acuerdo con la también estadounidense Novavax para la producción industrial a través de su filial Biofabri del antígeno de su vacuna para la Unión Europea, que aún está en fase 3.

Ese acuerdo ha supuesto un adelanto de tres años en su plan estratégico de Zendal, que no tenía previsto ahondar en el desarrollo y fabricación de vacunas humanas hasta entonces y que, sin embargo, ya está produciendo el citado antígeno.

Además, en octubre acordó con la Coalición para la Promoción de Innovaciones para la Preparación ante Epidemias (CEPI), confinanciada por la Fundación Bill y Melinda Gates, que Biofabri también se dedicaría en parte al llenado y acabado de vacunas.

VIRALGEN

Viralgen Vector Core también colaborará en la fabricación de una vacuna, aunque será de las de segunda generación, ya que todavía está en fase preclínica. La compañía fue una de las primeras firmas españolas en sumarse a la producción, tras anunciar en mayo un acuerdo con el Massachusetts General Brigham Hospital (MGB) y la Universidad de Harvard.

La compañía finalizará en 2021 una planta en la que han invertido unos 50 millones de euros y que prevé amortizar rápidamente, tal y como ha confirmado a Efe su consejero delegado, Javier García.

La farmacéutica, especializada en la producción de vectores virales para terapia génica, tiene ya dos lotes piloto para la futura vacuna.

“Estamos trabajando en dos hipótesis de dosis”, de manera que la producción podría llegar a “cientos de millones de dosis” o “diez veces menos”, ha explicado García.

Viralgen se encuentra en un momento crucial. Bayern ha desembolsado más de 3.000 millones para adquirir AskBio, propietaria del 50 % de la española. La multinacional alemana se ha comprometido también a adquirir el 50 % restante de Viralgen a la otra cofundadora, el fondo de capital riesgo español Columbus Venture Partners.

“El día en que se declaró el estado de alarma éramos más o menos 77 personas, ahora somos 130. Tenemos un plan de crecimiento muy agresivo y lo hemos mantenido”, asegura García.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí