Río de Janeiro,El Gobierno brasileño, que ya garantizó el inicio de la vacunación contra la covid con 100 millones de dosis de la vacuna desarrollada por la universidad de Oxford, ultima la compra de 70 millones de dosis del inmunizante del laboratorio Pfizer, informaron este martes fuentes oficiales.

“El Gobierno brasileño y Pfizer avanzan en las negociaciones con la intención de compra de 70 millones de la vacuna de Pfizer y Biontech contra la covid-19 que serán entregadas en 2021”, informó el Ministerio de Salud en un comunicado.

De acuerdo con la nota, “los términos (de la negociación) ya están bien avanzados y deben ser finalizados aún a comienzos de esta semana”.

La vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y la alemana BioNtech comenzó a ser aplicada masivamente este martes en Reino Unido tras haber sido aprobada por las autoridades británicas y luego de que la fase de pruebas demostrara que es segura y tiene una eficacia del 95 %.

Pfizer ya solicitó la autorización para el uso de su vacuna en condiciones de emergencia en varios países, incluyendo Reino Unido y Estados Unidos, y deberá presentar en breve la documentación para que su producto sea registrado también en Brasil.

Las 70 millones de dosis que Pfizer se compromete a entregarle a Brasil en 2021 son suficientes para inmunizar a 35 millones de los 210 millones de brasileños, ya que son necesarias dos dosis por persona.

El restante de la población será inmunizado con la vacuna de Oxford/Astra Zeneca y con otras que tanto el Ministerio de Salud como los gobierno regionales de Brasil puedan adquirir.

El Gobierno del presidente Jair Bolsonaro anunció la semana pasada que pretende iniciar la campaña masiva de vacunación contra el coronavirus en marzo, lo que generó críticas debido a que varios países, incluso de América Latina, tienen previsto hacerlo este mismo año.

El Ministerio de Salud divulgó sus negociaciones con Pfizer pocas horas después de que el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, anunciara que el estado más poblado de Brasil, con 46 millones de habitantes, pretende iniciar su campaña de vacunación el 25 de enero próximo.

Sao Paulo, epicentro de la pandemia en Brasil y que adquirió inicialmente 46 millones de vacunas, usará en su campaña la llamada “Coronavac”, inmunizante que la farmacéutica china Sinovac desarrolla y experimenta conjuntamente en Brasil con el Instituto Butantan, una institución científica vinculada al gobierno paulista.

VACUNACIÓN EN SAO PAULO DEPENDE DE AUTORIZACIÓN DEL REGULADOR

El inicio de la campaña de inmunización, sin embargo, depende de que las autoridades sanitarias de Brasil aprueben el uso de la vacuna de Sinovac, que hasta ahora no ha enviado al Ministerio de Salud los resultados de las pruebas finales con su producto.

Doria, que ganó protagonismo nacional por su empeño para ofrecer una vacuna antes de que lo hiciera el propio Gobierno federal de Brasil, es el principal rival de Bolsonaro en el campo conservador y un posible adversario suyo en las presidenciales de 2022.

El Gobierno de Bolsonaro apostó desde un primer momento en la vacuna de Oxford y firmó un acuerdo de transferencia de tecnología que permite que el inmunizante sea fabricado en Brasil por la estatal Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz).

Pero las pruebas con la vacuna de Oxford tuvieron que ser ampliadas debido a errores en la fase de pruebas y hasta ahora se desconoce cuándo este inmunizante estará disponible.

Brasil también encomendó 42,5 millones de dosis de las vacunas que sean ofrecidas por la Covax, la iniciativa liderada por la Organización Mundial de la Salud y a la que se sumaron decenas de países pero que aún no tiene definiciones sobre los productos con los que contará ni plazos para entregarlos.

El Ministerio de Salud divulgó sus negociaciones con Pfizer una semana después de que funcionarios de la cartera admitieran las dificultades para utilizar la vacuna de este laboratorio en Brasil debido a la necesidad de mantener el producto en una temperatura inferior a 70 grados negativos.

Pero el propio laboratorio dijo contar con un plan de transporte y almacenamiento que permite mantener paquetes de 5.000 dosis de la vacuna congelados en hielo seco y que le garantizan 15 días de vida útil al producto.

Poco después de que Doria anunciara el inicio de la vacunación en Sao Paulo el 25 de enero, Bolsonaro publicó un mensaje en sus redes sociales en el que prometió inmunización gratuita y sin obligatoriedad para toda la población.

“Desde que contemos con la autorización de la Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, el órgano regulador), así como con orientación científicas y preceptos legales, el Gobierno brasileño ofrecerá la vacuna a toda la población de forma gratuita y no obligatoria”, aseguró el líder ultraderechista al insinuar que el inmunizante ofrecido por el gobierno de Sao Paulo aún no cuenta con el visto bueno de la Anvisa.

“Según el Ministerio de Economía, no faltará recursos para que todos sean atendidos. Salud y economía de manos dadas por la vida”, agregó el mandatario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí