Madrid,- Un equipo internacional de investigadores ha descubierto -en ratones- un mecanismo que consigue inhibir un tipo de leucemia, un hallazgo que podría abrir la puerta en el futuro a una diana terapéutica para combatir esta y otras enfermedades de la sangre.

En la investigación, cuyos resultados se han publicado en la revista Scientific Reports, han participado científicos de varios centros españoles e italianos, ha informado hoy el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El trabajo ha permitido identificar un mecanismo que inhibe la progresión de un tipo de leucemia -la leucemia linfoblástica aguda de células B-.

Los investigadores han demostrado que cuando una infección inactiva un gen (el PAX5) se produce una mayor producción de una proteína (la IL-6), que a su vez promueve el desarrollo de ese tipo de leucemia.

Las leucemias linfoblásticas agudas de células B son cánceres de la sangre causados por la pérdida del control sobre la proliferación o la diferenciación en el desarrollo de esas células, que son glóbulos blancos que forman parte del sistema inmunitario adaptativo y segregan anticuerpos para enfrentarse a los patógenos.

La relación entre ese gen (el PAX5) y esa proteína (IL-6) es clave para la correcta formación de la sangre y de las células B, han subrayado los investigadores.

Cuando las células se ven expuestas a infecciones, se puede desencadenar una reacción inflamatoria, y esta puede alterar la relación entre este gen y esta proteína y contribuir, en diferentes etapas, a la progresión de las

“El gen PAX5 es posiblemente uno de los factores de transcripción más importantes necesarios para el correcto desarrollo de las células B, y puede estar involucrado en leucemia linfoblástica aguda de células B en diferentes etapas de la enfermedad”, ha explicado el investigador del CSIC Isidro Sánchez-García, del Centro de Investigación del Cáncer (CIC-IBMCC).

En este nuevo modelo desarrollado por los investigadores se ha logrado retardar el inicio de la leucemia de células B al regular la citada proteína en los ratones de experimentación, y además, al inhibir esa proteína en ratones que ya tienen leucemia linfoblástica, esas células leucémicas desaparecen, ha indicado el investigador.

Junto al grupo de Isidro Sánchez-García, del Centro de Investigación del Cáncer (CIC-IBMCC), en el estudio han trabajado los laboratorios dirigidos por César Cobaleda del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (centro mixto del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid); Carolina Vicente Dueñas del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca ; y Gianni Cazzaniga, de la Universidad de Milán.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.