Washington,- La campaña de reelección del presidente estadounidense, Donald Trump, pronosticó este miércoles que para el viernes podrá proclamar una victoria en las elecciones, a pesar de haber presentado demandas en Pensilvania y Michigan y exigido un recuento en Wisconsin.

“Para finales de esta semana, quedará claro a todo este país que el presidente Trump y el vicepresidente (Mike) Pence serán reelegidos durante otros cuatro años”, dijo Jason Miller, asesor de la campaña de Trump, durante una llamada con periodistas en la que no admitió preguntas.

Miller pronosticó que “tan pronto como el viernes” quedará claro que Trump ha ganado en Arizona, un estado que las proyecciones de varios medios de comunicación han otorgado ya a su rival, el demócrata Joe Biden.

Sin embargo, la campaña de Trump insiste en que Arizona está todavía en juego y este miércoles exigió a la agencia AP y la cadena Fox News que “retiren” sus proyecciones de que Biden se llevará los 11 delegados del estado.

El jefe de la campaña de Trump, Bill Stepien, también aseguró que el mandatario ya tiene claro que ha ganado en Pensilvania, a pesar de que sigue el escrutinio en el estado y las cosas están muy ajustadas.

“Declaramos una victoria en Pensilvania, y esto no se basa en intuición o sentimientos, se basa en matemáticas, y creemos que las cosas no estarán ajustadas”, afirmó Stepien en la misma llamada.

Sus palabras fueron similares a las del propio Trump, que la madrugada del miércoles aseguró falsamente que había ganado, a pesar de que ninguno de los candidatos ha llegado al umbral de 270 delegados en el colegio electoral que se necesitan para alcanzar la Presidencia.

La campaña de Trump ha desafiado el proceso de recuento en los tres estados que le dieron las llaves de la Casa Blanca en 2016: Pensilvania, Michigan y Wisconsin.

En Pensilvania, el equipo del presidente anunció en un comunicado tres acciones legales: la primera, un respaldo a la demanda que pide que el Tribunal Supremo intervenga para que se detenga el recuento de ciertos votos.

Ese estado ha decidido considerar válidos los votos por correo que se reciban en los tres días posteriores a este martes, siempre que el matasellos confirme que fueron enviados dentro del plazo legal, algo a lo que la campaña de Trump se opone.

El Supremo ya rechazó mediar en ese caso antes de las elecciones, pero si cuatro de sus jueces están de acuerdo, es posible que pueda aceptarlo ahora.

Además, la campaña de Trump también presentó una demanda para parar el escrutinio de votos por correo en Pensilvania por considerar que sus observadores no han tenido el acceso debido al lugar donde se está realizando, un litigio casi idéntico al que ha iniciado en el estado clave de Michigan.

Por último, el equipo emitió una tercera demanda contra la decisión de las autoridades estatales de flexibilizar el calendario para que quienes votan por primera vez puedan presentar la identificación necesaria.

“Están sucediendo cosas malas en Pensilvania. Los demócratas están planeando privar del derecho a voto y diluir los votos republicanos”, denunció la campaña en un comunicado, sin aportar pruebas.

La campaña de Trump también pidió este miércoles un recuento en el estado de Wisconsin, donde los medios proyectan a Biden como ganador pero el margen es muy estrecho, y presentó una demanda para intentar detener el escrutinio en Michigan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.