Lisboa.- Los hospitales portugueses empiezan a organizarse para afrontar la complicada próxima semana, en las que se calcula que podrán crecer un 80 % los hospitalizados y superarse el máximo de internados en cuidados intensivos de la primera ola.

Con la presión hospitalaria en aumento -Portugal tiene actualmente 1.672 pacientes covid ingresados, el número más alto de toda la pandemia- algunos hospitales del área de Lisboa y en el norte, la zona más afectada por la expansión de la curva, empiezan a avisar de que habrá que tomar decisiones en próximos días.

En el hospital São João, el mayor del norte, el 40 % de las camas de cuidados intensivos ya está ocupada por pacientes de coronavirus y su responsable de Urgencias, Nelson Pereira, ha advertido que si la situación empeora las cirugías programadas tendrán que reajustarse e incluso no habrá sitio en UCI para otros pacientes.

“Nuestra preocupación no es la fecha de hoy, que es extremadamente exigente. Lo que nos preocupa es mantenernos en una curva ascendente”, ha explicado a medios locales.

En este centro calculan que el 20 % de las cirugías programas podrían tener que suspenderse.

También desde el hospital de Amadora-Sintra, a las afueras de Lisboa, profesionales sanitarios empiezan a advertir a la prensa que la situación se acerca a límites complicados, y ya se buscan formas de liberar más camas esta misma semana.

La presión sobre estos centros concentra la preocupación en la segunda ola covid en Portugal, donde se espera que el número de pacientes hospitalizados por coronavirus aumente más del 80 % de aquí a la próxima semana, hasta superar los 3.000 ingresos el día 4 de noviembre, con 444 en cuidados intensivos.

La previsión se basa en cálculos del Instituto Ricardo Jorge basados en la tendencia actual, explicó la ministra de Salud, Marta Temido, quien calificó la situación de “compleja y grave”.

Sobre todo en las UCI, donde hay actualmente 240 pacientes covid y donde se espera que esta semana se supere el máximo que registraron durante la primera ola (271 pacientes).

Portugal suma 121.133 casos confirmados y 2.343 víctimas mortales desde que empezó la pandemia.

En las últimas 24 horas registró 2.447 contagios -el sábado batió un récord con 3.669 infecciones- y 27 decesos.

Para hacer frente a la pandemia, el Ejecutivo luso anunció restricciones a la movilidad entre municipios entre las 00.00 horas del próximo viernes día 30 y las 23.59 del 3 de noviembre.

Se busca con ello limitar las reuniones durante el emotivo fin de semana de Todos los Santos, en los que los cementerios portugueses se debaten entre imponer restricciones o incluso cerrar para evitar aglomeraciones que perjudiquen el distanciamiento social.

En el norte, se mantienen limitaciones similares al confinamiento en los concejos de Felguerias, Lousada y Paços de Ferreira, con un total de 113.000 habitantes.

Además, el Parlamento aprobó la semana pasada el uso obligatorio de mascarilla en la vía pública, medida que fue promulgada este lunes por el presidente, Marcelo Rebelo de Sousa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.