Lima,- La ciudad de Lima y la vecina provincia del Callao cerraron sus playas a los bañistas, a escasas semanas del inicio de la temporada de verano, para evitar contagios de covid-19 en los balnearios y reducir la posibilidad de una segunda ola de la enfermedad.

Con más de 886.000 casos confirmados de la pandemia y más de 34.000 fallecidos, las autoridades peruanas ordenaron el cierre de las playas durante los fines de semana, una medida recibida positivamente por 33 % de limeños, según la última encuesta de la empresa Ipsos.

De acuerdo con sondeo, publicado por el diario El Comercio, el 49 % preferiría que haya un control del aforo o permitir el ingreso por horarios, mientras que 17 % opinó que se debería dejar la libertad de que cada uno se cuide y poder acudir normalmente.

En el circuito de playas de la Costa Verde, que atraviesa varios distritos de Lima, había resguardo policial y municipal para impedir el ingreso a la arena, pero sí estaban autorizados los deportes, como el ciclismo, en los malecones o vías de tránsito.

“Los días viernes, sábado y domingo está prohibido el uso de los espacios, tanto de mar como el área de descanso de arena y piedras, solamente se pueden usar para deportes el área del malecón y las pistas”, explicó a Efe el vocero de la municipalidad de Miraflores, Martín Reyes.

Miraflores es uno de los distritos con algunas de las playas más concurridas en la capital e igualmente de parques en el malecón, que atraen a gran cantidad de visitantes.

Reyes recordó que “la Policía Nacional está facultada para imponer las sanciones correspondientes a cada inconducta o infracción, que se genere por el incumplimiento de las disposiciones del Gobierno central”.

Las municipalidades están trabajando en el ordenamiento de las playas junto a la Policía Nacional y Defensa Civil para cumplir con las disposiciones del Ejecutivo con el objetivo de “evitar la propagación de la covid-19 en esta fase de reactivación de las actividades sociales”, apuntó Reyes.

El uso de las playas estará permitido para los bañistas únicamente entre los días lunes y jueves, sin llevar comida, guardando las medidas de distanciamiento social y el uso de la mascarilla.

No obstante, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, llamó la atención por el hecho de que la población tiene que aprender a respetar las directivas con el fin de resguardar su salud y de la de toda la comunidad.

“La cercanía de las personas es un gran problema. Podríamos lotizar (separar espacios), poner cintas y tener turnos para entrar a la playa. La pregunta es: ¿los vamos a respetar? Es una pregunta para la población”, opinó Mazzetti.

Un 58 % de limeños opinó en la encuesta de Ipsos que no iría a la playa en el verano que se avecina, mientras que un 12 % lo hará como siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.