Washington,- Estados Unidos alcanzó este sábado los 8.100.662 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y los 219.156 fallecidos por la covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del domingo) es de 59.740 contagios más que el viernes y de 701 nuevas muertes.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 33.347, cifra parecida a Perú, España o Francia.

A Nueva York le siguen en número de fallecidos Texas (17.437), California (16.942), Nueva Jersey (16.204) y Florida (15.917).

Otros estados con un gran número de muertos son Massachusetts (9.723), Illinois (9.452), Pensilvania (8.442), Georgia (7.607) y Michigan (7.340).

En cuanto a contagios, California suma 873.324, le sigue Texas con 847.605, tercero es Florida con 752.481 y Nueva York es cuarto con 482.891.

El balance provisional de fallecidos -219.156- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y 60.000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, había calculado que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre Estados Unidos llegará a los 230.000 fallecidos y para el 1 de enero de 2021 a los 410.000.

También te podría interesar:   Facebook prohibirá contenidos que nieguen el Holocausto

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.