Roma.- La región italiana de Lombardía (norte), el epicentro de la pandemia en el país, ha limitado los horarios de bares y restaurantes para limitar el avance de la covid-19, mientras el Gobierno central baraja medidas similares para todo el país.

El Italia sigue vigente el último decreto del Gobierno desde el 14 de octubre según el cual es obligatorio el uso de la mascarilla también al aire libre, se obliga al cierre de bares y restaurantes a partir de la medianoche y se prohíbe el deporte lúdico de contacto.

No obstante en los últimos días se viene viviendo un importante repunte de los casos positivos localizados, coincidiendo en todo caso con un aumento importante de las pruebas diagnósticas. Ayer se pasó por primera vez de los 10.000 contagios con 150.000 test.

Ante este escenario, está previsto que el Ejecutivo de Giuseppe Conte emita otro decreto con nuevas restricciones en los próximos días, informan los medios. Una de las formaciones de la coalición, el Partido Demócrata, ha pedido que se afronte el tema urgentemente.

Entretanto las regiones más azotadas por este repunte están ya tomando medidas para tratar de frenarlo.

Es el caso de Lombardía (norte), motor económico del país y que desde un primer momento, desde febrero, fue el epicentro de la crisis, solo que ahora el coronavirus parece más descontrolado en su capital y centro neurálgico, la ciudad de Milán.

El gobernador lombardo, Attilio Fontana, ha firmado una ordenanza con la que pone coto a la vida social, una estrategia coordinada con los alcaldes y con el ministro de Sanidad, Roberto Speranza.

También te podría interesar:   Más hospitalizados ahora por COVID-19 en el R.Unido que en marzo

Los restaurantes o pizzerías solo podrán abrir hasta medianoche, excepto las de áreas de descanso de carretera y aeropuertos, y no se podrá comer ni beber por la calle desde las horas nocturnas, desde las 18.00 a las 6.00 (16.00 a 4.00 GMT)

Los bares, pub, cervecerías y otros establecimientos tendrán el mismo límite de horario los que no tengan servicio de mesa deberán bajar la persiana a las 18.00 para evitar aglomeraciones de gente bebiendo o comiendo a sus puertas.

Queda prohibida la venta “para llevar” de alcohol desde las seis de la tarde, aunque sí se permitirá la comida a domicilio, y deberán apagarse las máquinas expendedoras desde las 18.00 a las 6.00.

Se cerrarán las salas de juegos de azar, apuestas y bingos así como las partidas de deportes de contacto a nivel no profesional, la típica partida entre amigos.

Las escuelas de secundaria organizarán sus clases alternando la modalidad telemática, con excepción de los cursos de laboratorio, y se recomienda a las Universidades organizar lo máximo posible las lecciones a distancia.

Por otro lado en la región de Campania (sur), con Nápoles como capital, tomó la delantera y aprobó nuevas restricciones para evitar el colapso de su precario sistema hospitalario.

Entre otras cosas ha decidido cerrar todos los colegios hasta el 30 de octubre por el rápido aumento de los contagios, una decisión criticada desde el Gobierno central.

Y también ha impuesto un toque de queda durante la noche del 31 de octubre para impedir la celebración de Halloween.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.