Ciudad del Vaticano,- El papa Francisco criticó hoy que para curar la pandemia del coronavirus los países escuchen más a las farmacéuticas que a los sanitarios, que son los que trabajan “en primera línea en los hospitales o en los campos de refugiados”.

Durante la audiencia general de este miércoles, Francisco condenó que a menudo en las sociedades no se da una participación de todos los sujetos involucrados y se priorizan intereses económicos sobre los sociales.

“Se escucha más a las grandes compañías financieras que a la gente o aquellos que mueven la economía real. Se escucha más a las compañías multinacionales que a los movimientos sociales. Se escucha más a los poderosos que a los débiles”, apuntó.

“O pensemos también en la forma de curar el virus: se escucha más a las grandes compañías farmacéuticas que a los trabajadores sanitarios, comprometidos en primera línea en los hospitales o en los campos de refugiados”, añadió.

Y tampoco se da la debida atención a “las voces de los pueblos indígenas, sus culturas y visiones del mundo”.

El papa destacó que “para salir mejores de una crisis como la actual, que es una crisis sanitaria y al mismo tiempo social, política y económica”, todos los miembros de la sociedad deben asumir “su parte de responsabilidad”, sin que nadie quede marginado, excluido o ignorado.

Celebró que durante la crisis del coronavirus muchos Estados han tratado de ayudar a “personas, familias y actividades económicas” que “se han encontrado y todavía se encuentran en grave dificultad” con la implementación de “intervenciones apropiadas” y dijo que para salir de la crisis debe darse lo que llamó “principio de subsidiariedad”, la constante colaboración “del Estado al pueblo” y viceversa.

También te podría interesar:   Suben a 2.447 los muertos en Honduras por COVID-19 y a 80.662 los contagios

Recordó que durante el confinamiento en muchos países “nació de forma espontánea el gesto del aplauso para los médicos y enfermos como signo de aliento y de esperanza” y pidió extender este aplauso “a cada miembro del cuerpo social, por su valiosa contribución, por pequeña que sea”, desde ancianos a niños, discapacitados y trabajadores.

La crisis de la pandemia de la COVID-19 puede ser la oportunidad de construir “un futuro donde la dimensión local y la global se enriquecen mutuamente, donde la belleza y la riqueza de los grupos menores pueda florecer, y donde quien tiene más se comprometa a servir y dar más a quien tiene menos”.

En los saludos a los fieles en lengua española, Francisco recordó su “viaje apostólico a Cuba” hace cinco años y envió unas palabras de “cercanía” y aliento a los “obispos y a todos los hijos e hijas de esa amada tierra” por la “dificultad que atraviesan a causa de la pandemia”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.