En esta entrevista, el coreógrafo titular de la Compañía Nacional de Danza e integrante del Ballet Nacional, nos revela la diferencia y el punto común de ser bailarín y coreógrafo. También, nos comenta los desafíos que tiene este arte frente a la pandemia de la COVID-19 y su recomendación de que debemos sacar la danza de los escenarios.

Por María Mercedes

Pablo Pérez es un coreógrafo visionario y con los pies bien puestos sobre la tierra. Así lo ha demostrado en este tiempo de la pandemia, en el que tuvo que mover su escuela de danza a la virtualidad, adaptando las clases a las plataformas Zoom, Webinar, Skype, y YouTube.

A la fecha, él ha participado en importantes papeles clásicos como solista en las obras “Cascanueces”, “Coppelia”, “Don Quijote”, “Lago de los cisnes”, “Las noches de Walpurgis”, “Giselle”. También, tiene su historial en la danza contemporánea con sus interpretaciones en “El pájaro de fuego”, “Carillón”, “Alicia en el país de las maravillas”, “Pinocho”, “Balada para un loco”, “Pájaros tirando a las escopetas”, “Mementomori”, “Gotan”, “Knee Play”, entre otros.

En la siguiente entrevista, nos confirma que tiene bien claro que su meta es enseñar, romper esquemas y dejar un legado artístico a las generaciones que han de seguir sus pasos en el arte de la danza.

¿Cómo surgió tú amor por la danza?

Soy de Santiago de los Caballero, y desde muy pequeño viví rodeado de mucho arte. Mi madre tocaba el piano, mis hermanas bailaban. Esa conexión con el mundo artístico me llevó a participar en las comparsas de carnaval de mi ciudad, donde conocí bailarines, profesores y coreógrafos del baile popular.

Una vez enamorado del baile, comencé a estudiar, a prepararme… ese fue el momento en que la danza me eligió para ser parte de ella.

¿Dónde cursaste tus estudios profesionales?

Mis inicios fueron en la danza popular en mi ciudad, luego de introducirme en el medio vine a Santo Domingo para seguir estudiando.

Mi formación fue en jazz, luego comencé a incursionar en la danza contemporánea y clásica hasta que opté por una beca para estudiar en la Universidad Rey Juan Carlos, de Madrid donde cursé una licenciatura en “Coreografía e interpretación de la danza clásica y contemporánea”. También, hice un máster en “Artes escénicas”, en la misma universidad.

También te podría interesar:   Músico dominicano ofrece concierto a pacientes del Robert Reid Cabral

¿Quiénes fueron tus profesores?

Mis profesores de formación fueron Miguel Fuertes, Isadora Bruno, Víctor Ramírez y Mercedes Morales. En la universidad, tuve el placer de tener grandes profesores y figuras del mundo de la danza como Lienz Chang,  Loipa Araujo, Martha Bosch, Adolfo Roval  y Marina Leonoba.

Eres coreógrafo y bailarín ¿Cuál es la diferencia y el punto común de ambas?

Tratando de responderte de una manera simple, ya que la pregunta puede ser algo compleja desde la manera en que cada artista mire la danza, te diría que el bailarín es quien da vida a la visión o idea del coreógrafo.

El coreógrafo sería el pintor; los bailarines los colores y el escenario es el lienzo en blanco donde surgirá la obra de arte. Los puntos en común son varios: la técnica, la música, la historia, el estilo, la visión…

¿Desde cuándo eres bailarín en el Ballet Nacional Dominicano?

De manera formal, desde el 2010. En años anteriores, fui bailarín invitado de algunas producciones artísticas.

¿Cuéntanos de tu labor como coreógrafo de este Ballet?

En los últimos dos años, únicamente he realizado el papel de coreógrafo, pero sí comencé montando coreografía en las cuales debía bailar, ya que la Compañía lleva algunos años sin contar con una cantidad ideal de bailarines; y como buen dominicano estamos en la isla de las mil maravillas, donde debemos hacer de todo un poco, es decir, que también he sido escenógrafo, ensayador, vestuarista, luminotécnico, maquillador, tramoya, etc., etc., etc., jajaja.

Cambiando de tema, ¿Cómo has vivido este tiempo de cuarentena por el COVID-19?

Yo, igual que el gremio de la danza mundial, sigo los entrenamientos desde la casa. Sin duda, ha surgido la necesidad de aliarse a las redes sociales para impartir clases, tomar clases y exponer la danza.

También te podría interesar:   Kenny Ortega, el creador de "High School Musical", tiene listo otro fenómeno

A propósito, tienes una escuela y debido a esta situación la convertirte en virtual ¿Qué tan fácil o difícil ha sido el proceso de enseñar danza desde esta plataforma?

Formo parte del profesorado de la Academia de Formación Artística Amaury Sánchez (AFA), la cual se ha esforzado creando programas virtuales para impartir docencia a distancia.

En sentido general, las academias han tenido que adaptarse a este nuevo tipo de enseñanza que para la danza es el doble de difícil, porque esta disciplina artística no solo conlleva una necesidad de contacto con el maestro, sino también condiciones estructurales para poder llevarlas a cabo, como son en piso, espejos, barras, alturas de los techos. Sin embargo, día a día buscamos renovar la manera de enseñar. Los  maestros no dejamos de bailar, nuestro objetivo es que la danza no desaparezca en nuestro país.

Así lo ha hecho un grupo de artistas que creen en  esta nueva visión para la danza, y que hoy en medio de la pandemia, se han adaptado a plataformas como Zoom, Webinar, Skype y YouTube, con el fin de no detener el aprendizaje de nuestros estudiantes.

Aquí, contamos con grandes artistas, de vasta preparación y compromiso para otorgarle un buen futuro al arte clásico.

¿Cómo ves la danza frente a la situación actual?

La situación que vivimos a nivel mundial nos hace entender la necesidad que tenemos de sacar la danza de los escenarios, buscar espacios y medios para convertirlos en universos de danza. Las redes sociales son un ejemplo de cómo llegar a una cantidad de público que ningún teatro nos brindaría; es nuestra labor hacerlas aliadas a nuestro arte. Actualmente, trabajo un proyecto en Instagram (@seasondance), en el cual muestro bailarines de nuestra isla en espacios locales, usando como medio las artes visuales.

Más allá de estos logros ¿Cuáles son tus aspiraciones a corto plazo?

También te podría interesar:   VIDEO: Cardi B introduce demanda de divorcio a Offset

Entiendo que ahora, la danza está viviendo una nueva etapa, no solo en la percepción del público, sino también en la manera de mostrarla ante el público.

Mis primeras aspiraciones serían formar parte de este cambio que busca colocar la danza dominicana en el mercado internacional; así como crear un repertorio y un movimiento que nos identifique para llevar la danza por toda nuestra isla, a todo tipo de público.

¿Qué opinión te merece la designación de Carmen Heredia como ministra de Cultura?

En varias ocasiones, he tenido el placer de que doña Carmen escribiera en el periódico reseñas sobre mi trabajo como coreógrafo del Ballet Nacional, las cuales siempre me han llenado de orgullo, ya que doña Carmen siempre ha sido y será una dama de la cultura y una gran conocedora de las artes, sobre todo de la danza.

A ella, le caracteriza su buen gusto y su interés de una puesta en escena  de calidad, por lo tanto entiendo, que ella tiene toda la capacidad, los conocimientos y los mejores deseos de hacer un buen trabajo. Espero que reciba el apoyo total de nuestro presidente y del gremio de las bellas artes.

¿Cuáles son tus expectativas sobre el futuro de la danza en República Dominicana?

Todavía la danza dominicana está en una búsqueda de identidad, pero entiendo que tenemos un legado dejado por grandes precursores. Debemos seguir trabajando, defendiéndola y adaptándonos a todo lo nuevo que la danza necesita y exige para seguir siendo un arte vivo a través de los tiempos.

¿Qué le deseas al pueblo dominicano en este momento histórico que estamos viviendo?

De las cosas negativas también podemos aprender, que esta situación nos sirva para ser mejores ciudadanos del mundo, mejores familias y más organizados. Que  respetemos más el medio ambiente y nuestro mundo; que vivamos en armonía porque la vida es muy frágil y corta.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.