Asunción.-Paraguay atravesó la barrera de las 500 muertes por coronavirus tras las 18 muertes anunciadas este sábado, con un total de 27.324 positivos y con la curva de contagios en ascenso desde el pasado agosto. La cifra de fallecimientos del registro divulgado hoy por el Ministerio de Salud eleva a 514 el número de decesos desde marzo, cuando aparecieron los primeros casos en el país sudamericano.
Sin embargo, agosto y lo que va de septiembre se están mostrando como los meses más letales, aglutinando la mayoría de ese medio centenar de muertes. En su reporte, el Ministerio indicó que hay en la actualidad 572 internados, 134 en unidades de terapia intensiva. CURVA EN ASCENSO El ministro de la cartera, Julio Mazzoleni, alertó el viernes de que la curva de contagios de coronavirus seguirá en aumento en las próximas semanas.
Ese día explicó que recomendaría al jefe del Ejecutivo una “cuarentena social” para los departamentos de Caaguazú y Concepción ante el incremento de casos, lo que hoy fue oficializado en un decreto del presidente, Mario Abdo Benítez. Bajo esa “cuarentena social”, que implica restricciones a la circulación nocturna de personas, ya están desde semanas atrás Asunción, la capital del país, y Central, el departamento más poblado.
Se trata de las áreas más afectadas por el COVID -19 junto al departamento de Alto Paraná, frontera con Brasil y también bajo restricciones especiales. VUELOS CORPORATIVOS CON URUGUAY Si bien el crecimiento de casos se remonta a agosto, Paraguay cerró sus fronteras y su espacio aéreo para vuelos comerciales en marzo, a la vez que la declaración de su cuarentena más estricta. El cierre terrestre golpea especialmente a Alto Paraná y a su capital departamental, Ciudad del Este, segunda urbe de Paraguay y dependiente del comercio fronterizo con Brasil.
Centenares de esteños se vienen manifestando en las calles de la ciudad en demanda de la apertura del Puente de la Amistad, el paso aduanero de mayor flujo con Brasil. Por otro lado, el Gobierno paraguayo dio luz verde esta semana a los “vuelos burbuja” entre Asunción y Montevideo (Uruguay), los primeros de pajeros tras el cierre de fronteras, y que está previsto que comiencen desde el próximo lunes. Los vuelos están reservados para ciudadanos de ambos países por motivos de negocios, quienes deberán mostrar el test negativo al COVID-19 y disponer de un seguro médico internacional, entre otras obligaciones.
El Gobierno aguarda el desarrollo de esos vuelos antes de estudiar la apertura de rutas con otros países como España, que llevaba a cabo Air Europa y era la única conexión directa con ese continente.
También te podría interesar:   Abinader declara su patrimonio y dispone que lo administre un fideicomiso

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.