Asunción.- Paraguay sumó este sábado 1.217 nuevos infectados de la COVID-19, el mayor salto en la cifra diaria desde el primer caso positivo reportado el 7 de marzo pasado, con lo que acumula 21.871 positivos.

El récord de contagios diarios era de 800, registrado el pasado día 2, y el impulso confirma el sostenido aumento de la transmisión colectiva en este país, de 7 millones de habitantes y que al inicio de cuarentena atajó los contagios.

Y es la primera vez que los positivos son todos de naturaleza colectiva, de un total de 2.263 muestras procesadas en la fecha, un número bajo si se tiene en cuenta que la capacidad del sistema ya ha rebasado otras veces las 3.000 pruebas diarias.

Por contra, la cifra de muertes cayó este sábado a 14 frente al récord de 25 del día anterior para totalizar 412 defunciones, señaló el Ministerio de Salud en su reporte diario en redes sociales.

En cuanto a la ocupación hospitalaria, 444 pacientes permanecen internados, 88 de ellos en cuidados intensivos, mientras que 287 fueron dados de alta, con lo que el acumulado de los que se han recuperado ascendió a 10.810.

CUARENTENAS DIFERENCIADAS

Y como la expansión del SARS-CoV-2 se produce de forma diferente en el país, el presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, emitió este sábado tres decretos que extienden la vigencia de las restricciones sanitarias según el nivel de impacto en las áreas afectadas.

Así, la Fase 4, que moviliza gran parte de las actividades con una aglomeración aún limitada de personas, fue extendida en todo el territorio hasta el 20 de setiembre salvo en Asunción, Alto Paraná, Central y algunos puntos de la región del Chaco.

También te podría interesar:   El papa denuncia que la pandemia agravó los problemas sociales y la desigualdad

La capital del país y el conurbano capitalino (Central) y Alto Paraná, departamento fronterizo con Brasil, se encuentran en el foco de la pandemia con sus centros hospitalarios “muy exigidos”, según el ministro de Salud, Julio Mazzoleni.

Por ello, Asunción y Central se mantienen en la Fase 3, que debía finalizar este domingo, hasta el 20 de setiembre, con restricciones nocturnas de circulación y veda de alcohol.

Las mismas prohibiciones entran en vigor en Alto Paraná, en cuya capital, Ciudad del Este, marcharon este sábado al menos un millar de personas para exigir al reapertura del Puente de la Amistad, que conecta con la brasileña Foz do Iguazu.

Las asociaciones de comercio de esa ciudad, segunda urbe y polo comercial del país, exigen la reactivación comercial de la región ante el grave daño económico causado por seis meses de cierre fronterizo con Brasil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.