Panamá,- Panamá sumó este lunes siete muertes por la COVID-19, la cantidad más baja desde el 21 de junio cuando se registraron ocho, y 917 nuevos casos, para un acumulado de 2.002 defunciones y 92.982 contagios confirmados de la enfermedad en 177 días de pandemia.

El informe del Ministerio de Salud de Panamá (Minsa) reportó que hay 1.488 personas hospitalizadas, 168 en unidades de cuidados intensivos (UCI) y 1.320 en sala general, mientras que 22.900 están aisladas en sus casas y 419 en hoteles-hospital.

En las ultimas 24 horas, en el país centroamericano se aplicaron 5.596 pruebas de detección de la COVID-19, que dan una positividad de 16 %.

Panamá, de 4,2 millones de habitantes, se llegó a colocar como el segundo país con más nuevos contagios por cada 1.000 en la región tras una escalada de casos que comenzó en junio pasado, aunque en las últimas semanas se ha dado una descenso en los indicadores pandémicos, según las autoridades.

Esta mejora de los indicadores llevó a las autoridades a retomar el 17 de agosto pasado la reactivación gradual de la golpeada economía, que este año caerá en 9 % de acuerdo con las previsiones oficiales.

De seguir esa tendencia, se podrá avanzar en la aplicación de un cronograma que establece entre el 7 de septiembre y el 12 de octubre la reapertura de casi todas las actividades en el país, incluida la aviación internacional, anunciado el pasado 25 de agosto.

El Ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, dijo este lunes que la entidad que preside continuará haciendo lo propio para que la tendencia en los indicadores siga a la baja, pero advirtió que aún no se ganado la lucha contra la COVID-19.

También te podría interesar:   La pandemia da por primera vez tímidas señales de ralentización en Brasil

“Todavía no podemos cantar victoria los resultados de los cambios que se pondrán en marcha a partir del lunes 7 de septiembre se verán 15 días después”, afirmó Sucre.

El presidente panameño, Laurentino Cortizo, manifestó por su parte que el cronograma de apertura se mantendrá tal como se ha establecido, para dar tiempo para observar el comportamiento del virus y de los indicadores.

Cortizo remarcó durante un acto público que la idea no es abrir el total de las actividades en septiembre y luego en octubre “tener una cuarentena absoluta”.

Las declaraciones de Cortizo se dan luego de que la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá (CCIAP) se pronunció este fin de semana por un cronograma de apertura menos espaciado, ya que “hay actividades que no pueden seguir una semana más sin operar”.

El Gobierno planificó en un principio una reapertura gradual en base a seis bloques económicos, de los que dos están abiertos desde el 13 de mayo y el 1 de junio, respectivamente, e incluyen pesca, industria, banca y servicios técnicos y construcción pública.

La desbandada de nuevos casos coincidió con la liberación del bloque 2 (industria, banca y construcción pública), por lo que se suspendió el proceso de reapertura económica, y también con un aumento sustancial del número de pruebas para detectar la enfermedad, sobre todo en los focos donde está concentrada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.