Sídney (Australia),- Las autoridades australianas reportaron este lunes la muerte de 41 personas en el estado de Victoria, el epicentro de la segunda ola de COVID-19, lo que supone el máximo incremento diario que se ha registrado en el país oceánico desde el inicio de la pandemia.

El jefe de gobierno del estado de Victoria, Daniel Andrews, aclaró a periodistas en Melbourne que del total de fallecimientos reportados este lunes, 33 se produjeron en días pasados y el resto en las últimas 24 horas.

“Al menos 37 de ellos están vinculados a los centros de cuidados de ancianos y a brotes”, dijo Andews, al anunciar también un incremento de 73 nuevas infecciones en Victoria, el segundo estado más poblado del país.

Victoria acumula en total 565 de los más de 650 fallecimientos que se han registrado en Australia, en donde se han producido más de 25.7000 infecciones desde el inicio de la pandemia.

Andrews también indicó que anunciará el próximo 6 de septiembre una hoja de ruta para desconfinar a Victoria dado que las autoridades aún necesitan recopilar datos durante una semana más “para asegurarnos de que la estrategia continúe funcionando”.

El esperado anuncio traerá alivio a unos 5 millones de habitantes de Melbourne que están confinados desde el 9 de julio hasta el 13 de septiembre, tras el rebrote de coronavirus detectado a finales de junio, que hizo saltar las cifras de unas 2.200 infecciones a más de 19.000 que se reportan actualmente en Victoria.

El gobierno de Victoria endureció más las medidas el 2 de agosto pasado al imponer un toque de queda nocturno en la ciudad y el cierre de negocios no esenciales, mientras que en el resto de su territorio impuso un confinamiento menos restrictivo, mientras mantiene sus fronteras internas cerradas con los estados vecinos.

También te podría interesar:   En septiembre comienzan en Colombia los ensayos de la vacuna contra la COVID-19

Por su lado, el estado de Nueva Gales del Sur, el más poblado de Australia, lucha contra varios focos de COVID-19, siendo el de mayor preocupación uno en el centro de Sídney, que se ha detectado en gimnasios, bares, centros de estudio y en rutas de autobuses populares.

El gobierno de Nueva Gales del Sur, que reportó 10 nuevos casos, cuatro de los cuales son por contagio local y el resto en centros de cuarentena para viajeros que retornan del exterior, ha sido criticado por no hacer que las mascarillas sean obligatorias en el transporte público.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.