Seúl,- Corea del Sur reportó hoy 441 nuevas infecciones de COVID-19 registradas el miércoles, nuevo máximo desde el 7 de marzo que incrementa la presión sobre las autoridades ante la necesidad de incrementar las restricciones de distanciamiento social.

De los 441 nuevos casos, 434 son contagios locales, y de ellos 313 se registraron en la región capitalina, formada por las ciudades de Seúl e Incheon y la circundante provincia de Gyeonggi, según datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Infecciosas de Corea (KCDC).

El país asiático, uno de los que mejor ha controlado la pandemia y que, además, no ha recurrido en ningún momento ni a confinamientos ni cierre de fronteras, ha venido registrando un importante repunte de contagios diarios desde el 14 de agosto, cuando la cifra supero las 100 infecciones diarias por primera vez en cinco meses.

El mayor brote actualmente está ligado a una polémica congregación presbiteriana ultraconservadora de Seúl, la Iglesia del Amor Máximo, que suma casi mil contagios.

Sus fieles participaron además en unas protestas multitudinarias en el centro de Seúl el pasado 15 de agosto que se han convertido a su vez en otro foco que suma más de 200 casos.

El mismo 15 de agosto, las autoridades decidieron que la región capitalina, donde viven unos 26 millones de personas (más de la mitad de la población nacional) adoptara el nivel 2 de distanciamiento social, cota que el resto del país adoptó también desde finales de la semana pasada.

Esto supone el cierre de espacios públicos, como museos o estadios; de espacios de alto riesgo, como karaokes o discotecas; o la reducción de alumnos en aulas escolares (en el caso de la región capitalina, las clases han vuelto a ser íntegramente en línea).

También te podría interesar:   Nueva York exige respuestas por la muerte de un afroamericano a manos de la policía

También se limitan las reuniones al aire libre a un máximo de 100 personas y a 50 si es en interiores, mientras que servicios y actividades religiosas en todos los templos e iglesias en torno a Seúl han quedado prohibidos.

El Gobierno central lleva días meditando si implementar, especialmente en la región de Seúl, el nivel 3 de distanciamiento, que prohíbe reuniones de más de 10 personas y recomienda el cierre de establecimientos como cines, salones de boda o cafés.

Sin embargo, el Ejecutivo aún está considerando esa posibilidad por su impacto económico.

De hecho, hoy mismo el Banco de Corea (BoK) estimó que la caída del producto interior bruto (PIB) en 2020 será del 1,3 % debido al repunte de contagios, muy por encima del 0,2 % inicialmente estimado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.