San José,.- Costa Rica sumó este sábado 950 casos nuevos de la COVID-19 e inició una fase de apertura de actividades económicas, la cual también incluye una flexibilización de las restricciones a la circulación de vehículos.

Los datos divulgados este sábado por el Ministerio de Salud indican que se sumaron 950 casos nuevos para un total de 33.084 a lo largo de la pandemia, mientras que en las últimas 24 horas hubo 8 muertes, con lo que el total asciende a 348, y la cifra de personas recuperadas llegó a 10.372.

En la actualidad hay 386 personas hospitalizadas, de las cuales 131 se ubican en unidades de cuidados intensivos.

Costa Rica comenzó este sábado un periodo de 9 días de flexibilización de las restricciones tanto para las actividades económicas como para la circulación de vehículos, en las zonas en alerta naranja, que se ubican prácticamente todas en el área metropolitana.

El resto del país se encuentra en alerta amarilla y con un funcionamiento relativamente normal.

En esta fase de apertura podrán operar al 50 % de su aforo y con protocolos sanitarios específicos los restaurantes, cines, teatros, museos, gimnasios, salones de belleza, barberías, tiendas, centros comerciales, entre otros negocios, además de los de primera necesidad que siempre han estado abiertos como supermercados y farmacias.

La circulación para los vehículos también se flexibiliza y solo habrá impedimento un día entre semana y uno del fin de semana de acuerdo al número de placa. Los carros tienen permiso para movilizarse hasta las 21.00 hora local entre semana y hasta las 19.00 hora local los fines de semana.

También te podría interesar:   Bolivia marca un récord diario de fallecidos por la COVID-19 en el país

Los 12 días anteriores las áreas en alerta naranja estuvieron en un periodo de cierre en el que los vehículos solo podían circular un día entre semana y uno del fin de semana de acuerdo con su número de placa.

Estuvieron operando a un 50 % de capacidad los restaurantes, las tiendas, los salones de belleza y otros locales.

Los sectores empresariales criticaron fuertemente ese periodo de cierre pues consideran que no es una estrategia sostenible, puede llevar a la quiebra a los negocios y deteriorar aún más la cifra de desempleo que en junio se ubicó en el 24 %.

En el país permanecen cerrados los bares, las discotecas y los casinos, y sigue suspendido el curso lectivo presencial y los eventos masivos.

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, adelantó que para el mes de septiembre el país entrará en una etapa en la que prevalecerá el impulso al trabajo con medidas de protección y ya no tanto el lema de “quedate en casa”.

El 1 de agosto Costa Rica abrió sus fronteras aéreas para 5 vuelos semanales provenientes de Europa y Canadá, y el 1 de septiembre permitirá unos 6 más desde Estados Unidos, pero únicamente para residentes en los estados de Nueva York, Nueva Jersey, New Hampshire, Vermont, Connecticut y Maine, que tienen indicadores positivos de control de la transmisión del virus.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.