Bangkok,- Singapur declaró este miércoles libre de la COVID-19 todos los barracones de trabajadores inmigrantes no cualificados, donde se concentran desde el inicio de la pandemia más del 90 % de los casos, tras una campaña de limpieza y desalojo.

Los cerca de 400.000 trabajadores, en su mayoría inmigrantes procedentes del sur de Asia, han completado un periodo de aislamiento o han sido trasladados a otras instalaciones dependiendo de su estado de salud, apuntó en un comunicado el Ministerio de Trabajo de la ciudad-Estado.

Las autoridades singapurenses aprobaron hace unos meses un plan para reducir la densidad de los bloques para los trabajadores, donde en abril se registró un fuerte rebrote de la COVID-19 debido a las insalubres condiciones de estos habitáculos donde llegaban a compartir habitación hasta 24 personas.

Para ello habilitaron escuelas y almacenes y proyectaron la construcción de nuevos emplazamientos temporales y permanentes a donde trasladaron a decenas de miles de trabajadores, que en su mayoría emplea el sector de la construcción.

Las autoridades locales también establecieron una serie de medidas de distancia social y controles para evitar una nueva oleada de contagios.

“A medida que se recopilan datos de manera más rápida, podremos evaluar mejor el impacto de las medidas de distanciamiento. Lo que nos permitirá a su vez conocer mejor los patrones de la propagación del virus y revisar la necesidad de cuarentenas cuando se detecte un caso”, apunta el comunicado.

Grupos garantes de los derechos de los trabajadores inmigrantes aplaudieron las medidas impulsadas por las autoridades locales para evitar los contagios entre este grupo de personas, aunque criticaron los excesivos controles que, según denuncian, pueden privar a los trabajadores de libertad de movimiento y otros derechos.

También te podría interesar:   Panamá contabiliza 97.578 casos de la COVID-19 y 2.099 muertes

Este miércoles, las autoridades sanitarias informaron de 93 casos de la COVID-19, entre ellos 85 infectados entre este grupo de trabajadores no cualificados.

La próspera ciudad-Estado, de algo más de 5,6 millones de habitantes, fue uno de los primeros países en detectar la COVID-19 fuera de China y actuó con rapidez para contenerla, pero a partir de finales de abril el virus comenzó a extenderse en los barracones de trabajadores.

Desde el inicio de la pandemia se ha detectado un total de 52.518 casos del nuevo coronavirus en Singapur, y más del 90 por ciento se han dado en las decenas de barracones situados en las afueras de la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.