Tegucigalpa.- La pandemia de COVID-19 en Honduras ha dejado desde marzo 1.584 muertos y 49.467 contagiados, informó este viernes el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

De 987 nuevas pruebas, 425 dieron positivo, con las que la cifra de contagios se elevó a 49.467, indicó el Sinager en cadena nacional de radio y televisión.

El organismo estatal también registró seis nuevas defunciones, con las que ya suman 1.548 en cinco meses de pandemia en el país centroamericano, de 9,3 millones de habitantes.

De los 425 nuevos contagios, el departamento de Cortés, principal centro de la pandemia, en el norte del país, sumó 142, seguido de Atlántida, en el Caribe, con 108.

El departamento de Francisco Morazán, en el centro hondureño, donde se localiza Tegucigalpa, la capital, registró 18 nuevos casos de contagio.

Francisco Morazán es el segundo epicentro de la pandemia, pero el Laboratorio Nacional de Virología está procesando pocas pruebas PCR por daños en el equipo y falta de kits de extracción, dijo hoy a periodistas la jefa de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud, Karla Pavón.

El Sinager añadió hoy a su estadística diaria 1.043 hospitalizados, de los que 770 presentan un cuadro “estable”, 236 “graves” y 37 “en unidades de cuidados intensivos”.

En lo que respecta a los pacientes que se han recuperado, el Sinager indicó que la cifra se ha elevado a 7.128, con 96 nuevos casos.

Pavón también denunció, que al menos en Tegucigalpa, los centros de salud que funcionan en importantes centros de población, no se atiende a pacientes con COVID-19, lo que en su opinión, contribuye a la saturación de los hospitales públicos.

También te podría interesar:   América encara una dura cuesta económica tras la estabilización de la pandemia

Además, pidió disculpas a los hondureños por el retraso con que marcha el procesamiento de pruebas PCR en Tegucigalpa, por la falta de kits de extracción, daños en dos máquinas del laboratorio y otros problemas como cortes del servicio de energía eléctrica.

El Laboratorio Nacional de Virología está procesando menos de 1.000 pruebas PCR, cuando se necesitan al menos 3.000, según fuentes médicas que están al frente de la pandemia en los hospitales del Estado.

Los primeros dos contagios con COVID-19 en Honduras fueron confirmados el 11 de marzo.

Un día después, el Gobierno declaró “alerta roja” y un toque de queda que se ha venido prolongando para controlar la pandemia, mientras que el 29 de julio se volvió a la fase uno para la reactivación económica del país, luego de un fallido intento a mediados de junio, porque muchas personas no guardaban las medidas sanitarias recomendadas por el Sinager.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.