Asunción.- Paraguay, con siete millones de habitantes, mira con alarma la progresión del coronavirus en lo que va de agosto, con 33 fallecidos, uno más que los registrados en todo julio, que hasta ahora era el más letal de los meses desde la aparición de la pandemia en marzo.

Ello un día después de que se anunciaran siete fallecimientos, el mayor número en una misma jornada, y con ello el total de muertes se elevara a 82, según el reporte de anoche del Ministerio de Salud.

Las cifras de julio y de estas dos semanas de agosto comienzan a inquietar en un país que en un principio había sido respetado por la letalidad de la COVID-19 y que durante algunos meses se convirtió en ejemplo por su rápida gestión y determinación a la hora de tomar medidas, como la imposición de una cuarentena apenas unos días después de conocerse el primer caso.

Al mismo tiempo que el número de muertes se incrementa, en la última semana los datos de Salud también han arrojado un aumento en el de casos activos.

Si bien a finales de julio se observó un descenso, el 4 de agosto se registró un cambio de tendencia, y de los 1.148 casos activos de ese día se ha pasado a los 1.876 actuales, apenas una semana después.

En total, el país sudamericano acumula ya 7.234 casos confirmados desde el 7 de marzo, cuando se detectó el primer positivo, en un ciudadano que regresaba de un viaje de trabajo en Ecuador.

A lo largo de estos cinco meses Paraguay ha realizado 140.236 test de coronavirus, de los que el 5,2 % dio positivo.

También te podría interesar:   Ministerio de Salud Pública retira del mercado medicamento Bupivacaina

Tras un parón del fin de semana para centrarse en pruebas urgentes, desde ayer se reiniciaron las tomas de muestras en lugares como la Costanera de Asunción, con largas filas de coches para someterse a la prueba como las que se dieron este martes.

A pesar de ese cambio de tendencia, el número de recuperados sigue por encima del de fallecidos y activos, con 5.276 pacientes que han recibido el alta en este tiempo.

PRÓRROGA DE FASES Y MÁS CONTROL

La zona del país con más casos es el departamento de Alto Paraná, frontera con Brasil y que semanas atrás retrocedió a una cuarentena más restrictiva para evitar una mayor propagación.

A ese departamento, cuya capital es Ciudad del Este, motor del comercio de frontera, le siguen en casos el de Central, el más poblado, y Asunción, la capital, que se mantienen en la fase tres de la cuarentena, que prohíbe la apertura de bares, cines o espectáculos.

De esta forma, las autoridades sanitarias esperan controlar el desbordamiento de casos que se observa en esas zonas, al tiempo que advierten de las consecuencias del relajamiento social que se viene observando en las últimas semanas.

De hecho, el Ministerio del Interior anunció anoche que durante los fines de semana se reforzarán los controles en la vía pública y en los accesos y salidas de algunas localidades turísticas en las que este domingo se produjeron aglomeraciones de visitantes.

MÁS RESPIRADORES

Paraguay, con un precario sistema de salud pública, está recibiendo donaciones de insumos y materiales médicos de otros países para afrontar la pandemia, como los 200 respiradores donados por Estados Unidos, cuya llegada fue anunciada hoy por el presidente, Mario Abdo Benítez.

También te podría interesar:   Perú acumuló más de 800.000 casos en siete meses de pandemia

Se trata de una partida de 250 respiradores prometida por el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, de los que ya se habían recibido 50 en junio.

Abdo Benítez aprovechó también para expresar su “gratitud” a su homólogo Jair Bolsonaro, que “en esta semana o la próxima” va a enviar “30 respiradores del Brasil”, dijo en un acto en el Palacio de Gobierno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.