Gaza.- Egipto reabrió hoy su paso fronterizo con Gaza tras cinco meses de cierre por el coronavirus, lo que permitirá el retorno a la franja de unos 2.000 palestinos que estarán tres semanas en cuarentena en instalaciones preparadas en zonas no urbanizadas de este enclave con gran densidad de población.

El cruce de Rafah -que conecta la península egipcia del Sinaí con la franja y es su única salida al exterior que no controla Israel- se cerró por completo a mediados de marzo con el inicio de la pandemia, y su apertura se prolongará tres días, hasta el jueves.

Esta mañana, cientos de palestinos, entre ellos estudiantes o enfermos que habían viajado al exterior para recibir tratamiento médico y habían quedado varadas en Egipto, comenzaron a acceder a la franja. En estos tres días está también previsto que 1.500 gazatíes abandonen el enclave bloqueado desde 2007.

Gaza, gobernada de facto por el movimiento islamista Hamás, es el único territorio palestino donde la pandemia está controlada.

Hasta ahora ha registrado 78 casos y una sola muerte, todos procedentes del exterior y que estuvieron en cuarentena cerca de la frontera y no llegaron a moverse libremente por el territorio.

A día de hoy, no cuenta con focos de infección en su interior, donde dos millones de habitantes viven en una pequeña lengua de tierra, uno de los lugares del mundo con mayor densidad demográfica.

Desde marzo, las pocas personas con permisos especiales que pudieron entrar en el enclave desde Egipto o Israel permanecían en estricto aislamiento en centros habilitados en la frontera, en escuelas u hoteles, lo que ayudó a evitar la propagación del virus.

También te podría interesar:   Al menos 380 personas desalojadas por las lluvias en el occidente de México

La franja, muy empobrecida y castigada económicamente por 13 años de bloqueo israelí, cuenta con un sistema sanitario muy precario que se podría ver rápidamente abrumado con un brote de la enfermedad, algo que se quiere evitar a toda costa.

A diferencia de Cisjordania ocupada, que cada día registra cientos de infecciones y está sujeta a restricciones, el enclave está libre de medidas restrictivas internas, que se impusieron en un primer momento pero fueron luego levantándose durante los últimos meses, por lo que la vida en sus calles es de relativa normalidad.

Otro paso más hacia el retorno a la rutina se vivió el sábado pasado, cuando más de 550.000 alumnos gazatíes volvieron a la escuela tras cinco meses sin clase, una vuelta anticipada para recuperar las materias perdidas en el confinamiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.