Moscú,- Los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, y Alemania, Heiko Maas, rechazaron hoy las sanciones extraterritoriales promovidas por EEUU contra el gasoducto Nord Stream 2.

“Las sanciones entre socios no son realmente una ruta correcta, sino un camino equivocado. A fin de cuentas dónde comprar combustible es una decisión soberana. Ningún Estado puede dictar con amenazas cuál será la política energética de la Unión Europea”, dijo Maas en rueda de prensa tras reunirse con Lavrov en Moscú.

Maas constató que para el Gobierno alemán “las relaciones trasatlánticas son de gran importancia no solo durante los últimos tiempos, sino a lo largo de muchos años”, tanto para Alemania como para toda la Unión Europea, pero criticó que Washington opte por este tipo de medidas.

“A nivel de la UE debatimos este tema, hasta qué punto las sanciones extraterritoriales violan el derecho internacional, conversaremos con nuestros socios y abordaré con el secretario de Estado de Estados Unidos nuestra posición con mucha claridad”, indicó.

Según el titular de Exteriores alemán, la soberanía es un tema primordial para la UE.

“Tenemos valores en los que nos apoyamos, pero también tenemos intereses. Y si se violan esos intereses, lo planteamos con claridad, tanto en la dirección occidental como en la oriental. Europa debe ser capaz actualmente de hacer más por su seguridad y expresarse con más claridad en defensa de sus intereses”, aseguró.

Por su parte, Lavrov calificó de ilegales cualquier tipo de sanciones, tanto las aplicadas por Estados Unidos como por la UE.

“La UE, aunque aplica sanciones unilaterales. se abstiene de imponerlas de modo extraterritorial. Pero EEUU no observa ningún tipo de ‘líneas rojas’, ningún tipo de límites, y persigue sin ningún viso de diplomacia, de modo grosero, un solo objetivo: tener derecho a hacer todo lo que le venga en gana”, denunció.

Según Lavrov, la retirada de EEUU de la mayoría de los acuerdos y organizaciones internacionales que son vistas como barreras de contención para Washington es un claro ejemplo de esta política.

“EEUU afirma públicamente que detendrá a cualquier precio el Nord Stream 2 porque defiende ‘la seguridad energética’ de Europa. Si nuestros socios europeos están dispuestos a ceder la solución de su seguridad -ya sea energética o cualquier otra- a EEUU, entonces es su decisión”, precisó.

No obstante, Lavrov indicó que “la reacción de Alemania es otra”, ya que “tiene su propia posición y la defiende”.

Es por ello, concluyó, que los países y empresas participantes en el proyecto Nord Stream 2 “están centrados en concluirlo”, algo que según el jefe de la diplomacia rusa, “sucederá próximamente”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí