Redacción Internacional-Sídney-Australia.- El gobierno australiano anunció este jueves una inversión de 1.670 millones AUD (más de 1.200 millones USD para reforzar la ciberseguridad y proteger al país de amenazas como el narcotráfico, el terrorismo, la piratería informática y la pederastia.

El monto forma parte de su nueva Estrategia Australiana de Ciberseguridad, que pretende crear nuevas capacidades y proteger tanto a sus ciudadanos como a las empresas privadas contra los crecientes ciberataques, que le cuestan anualmente al país unos 29.000 millones AUS (20.848 millones USD .

Como parte de esta estrategia, el gobierno también tiene previsto dar poderes a las agencias de seguridad e inteligencia para luchar contra la “internet oscura” y detectar a los criminales que operan en ese espacio, entre ellos los pederastas.

“Este es un poder que permite a la Policía Federal Australiana y la Comisión Australiana de Inteligencia Criminal detener a las redes pederastas en internet que, por ejemplo, operan en la oscuridad en aparatos encriptados”, dijo en una rueda de prensa en Camberra el titular del Interior, Peter Dutton, junto al primer ministro, Scott Morrison.

El Centro Australiano de Ciberseguridad respondió a unos 2.200 incidentes de ciberataques en los últimos doce meses, aunque se prevé que con la pandemia de la COVID-19 se incremente la actividad en línea y por ende, los ataques.

“Se trata de proteger a los australianos de las amenazas potenciales de donde vengan y en la forma que vengan”, comentó el primer ministro australiano, Scott Morrison.

Australia sufrió en junio pasado un vasto ciberataque apoyado por un país extranjero, que no se identificó, aunque en el pasado China ha sido blanco de las sospechas por ataques al Parlamento australiano en febrero de 2019, antes de las elecciones generales de Australia, y a otras instituciones gubernamentales y universitarias.

También te podría interesar:   Tormentas Laura y Marco avanzan por el Caribe con un mismo destino: EE.UU

La relación entre China y Australia se ha deteriorado aún más después de que Camberra impulsara una investigación sobre el origen de la pandemia de la COVID-19, o la aprobación en la nación oceánica de leyes contra la injerencia y el espionaje extranjero tras destaparse casos de donaciones chinas a políticos australianos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.