Madrid.- Las restricciones impuestas por algunos países europeos para viajar a España apenas se están traduciendo en un trasvase de turistas a sus principales competidores, ya sea por sufrir imposiciones similares o porque los viajeros desconfían y optan por los desplazamientos dentro de sus propias fronteras.

De entre los destinos competidores de España, sólo Croacia ha manifestado claramente que intentará atraer parte del turismo británico que planeaba visitar nuestro país, mientras que los turoperadores helenos afirman que no tienen la intención de pedir a los que habían programado ir a España que opten por Grecia.

Precisamente, Grecia, que ha mantenido la pandemia a raya hasta el momento, y Croacia, con una caída interanual del 40 % en llegadas de turistas extranjeros en julio, parecen gozar de una situación algo mejor que el resto de principales destinos vacacionales de los europeos.

Turquía continúa fuera de la lista de países “seguros” desde los que la Unión Europea admite entradas; Portugal sufre, al igual que España, la cuarentena británica, e Italia se esfuerza por venderse como un destino seguro, mientras que, en el norte de África, Marruecos sigue con las fronteras cerradas y Túnez no logra atraer a los europeos, pese a desplomar los precios y ser uno de los países con menos incidencia del coronavirus del continente.

La tendencia a quedarse este verano dentro de su propio país, a la que ya se apuntaba antes de la reapertura de las fronteras europeas, parece acentuarse ante los nuevos brotes de covid-19, hasta el punto de que, por ejemplo, en Alemania, muchos eligen el destino “Balkonia”, el balcón, como se denomina en ese mercado emisor a pasar las vacaciones en casa.

También te podría interesar:   Un pastor evangélico encarcelado en Birmania por celebrar el culto durante la pandemia

Por otro lado, la falta de una normativa europea homogénea sobre las medidas de prevención ante la expansión de la covid-19, hace que cada vez más países opten por imponer cuarentenas o test obligatorios a los viajeros procedentes de zonas de riesgo, ante el temor a contagios importados.

MERCADOS EMISORES

El Reino Unido, el primer país de Europa y tercero del mundo más afectado por la pandemia, ha desaconsejado viajar a España, incluyendo Baleares y Canarias y ha impuesto una cuarentena obligatoria, aunque, tras las críticas, estudia la posibilidad de que se puedan hacer análisis a los viajeros para acortar el aislamiento.

En Alemania, donde el destino vacacional preferido es el litoral báltico germano, seguido de España, la pandemia agrió el espíritu viajero de sus ciudadanos, incluso dentro de su propio país. Ante el temor a contagios importados, desde la próxima semana se exigirán pruebas obligatorias a los viajeros procedentes de zonas de riesgo.

También en Francia, la incertidumbre sobre la evolución del coronavirus y las distintas políticas de reapertura aplicadas en cada país llevaron a una amplia mayoría de sus ciudadanos a fijar su destino de vacaciones dentro de sus fronteras.

Aunque es pronto para analizar si las recomendaciones del Gobierno galo de no viajar a Cataluña han tenido efecto en quienes la habían elegido como destino vacacional, en la prensa regional francesa se apuntaba estos días que algunos turistas sí han desistido, mientras que otros mantienen sus planes.

MERCADOS COMPETIDORES

Aunque Italia se esfuerza por transmitir cada día que es un país seguro para visitantes, un informe reciente apunta a que 35 millones de turistas extranjeros dejarán de visitar el país en 2020, un 55 % menos que en 2019.

También te podría interesar:   Cortizo pide autocuidado para vencer la pandemia que abate economía de Panamá

Portugal ha reducido en las últimas semanas el ritmo de contagios en su principal foco, la región de Lisboa, se prepara para levantar las restricciones más severas impuestas el 1 de julio y confía en recuperarse levemente en agosto, cuando acogerá la final de Champions.

Aunque comienza a notarse la recuperación de las conexiones áreas, las autoridades admiten que la campaña veraniega será mala, por haber entrado en la lista de países considerados de alto riesgo de contagio por el Reino Unido. El Ejecutivo luso teme que su transparencia en la comunicación de datos les haya penalizado.

Mientras no salga de esa lista, confía en los turistas españoles para paliar el golpe, aunque también observa para agosto una eventual recuperación de los alemanes, a tenor de las reservas de vuelos procedentes de ese país, que serán, en todo caso, un 45 % inferiores a las de 2019.

Aunque la pandemia ha tenido en Turquía hasta ahora un impacto notablemente menor que en otros países, las restricciones de viaje han reducido enormemente el turismo extranjero.

En junio registró 214.000 entradas de viajeros, una fuerte recuperación respecto a los 30.000 de mayo, pero muy lejos de los hasta cinco millones de años anteriores (incluidos turcos residentes en el extranjero).

Grecia ha anunciado la reapertura este sábado de seis puertos para los cruceros, siempre que los pasajeros hayan dado negativo en una prueba de coronavirus 72 horas antes de embarcar.

Respecto a si se está notando un mayor flujo de turistas tras las restricciones a otros países, el presidente de la asociación de turoperadores griegos, Lýsandros Tsilidis, asegura a Efe que, cuando un Gobierno recomienda a sus ciudadanos que no viajen a un país, “no significa que al día siguiente los que habían organizado su viaje cambien de destino”.

También te podría interesar:   El transporte de Nueva York revela un déficit de 16.200 millones de dólares por el COVID-19

Croacia está intensificando sus esfuerzos promocionales y los contactos con aerolíneas y operadores para tratar de atraer a turistas británicos que tenían pensado viajar a España, al tiempo que el país presume de tener bajos índices de contagios en zonas costeras.

Alemania fue en julio su principal emisor de turistas extranjeros, seguido de Eslovenia y República Checa.

NORTE DE ÁFRICA

Marruecos sigue con las fronteras cerradas y el turismo internacional se da por perdido este año, mientras que el nacional, que podría enjugar en parte las cuantiosas pérdidas, tampoco va a suponer un salvavidas, ya que el Gobierno cerró las ocho mayores ciudades del país durante catorce días el pasado domingo, víspera de la semana con mayor movilidad del año por coincidir con la Fiesta del Sacrificio.

Túnez ha decidido exigir cuarentena obligatoria de quince días y pruebas PCR a todos los viajeros procedentes de España, medida que aplica también a otros países europeos como Andorra, Bélgica, Croacia, Grecia, Portugal, Polonia y Suecia.

TXT
Copiar texto plano

Contenidos de la noticia:

 
>

Las restricciones para viajar a España apenas benefician a sus competidores

Las restricciones para viajar a España apenas benefician a sus competidores

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.